.

¡ATRACO!

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Producción
    Argentina Sono Film S.A.C.I., Tornasol Films, Castafiore Films, Pedro Costa Producciones Cinematográficas (Esp-Arg, 2012)
  • Dirección
    Eduard Cortés
  • Guión
    Eduard Cortés, Piti Español y Marcelo Figueras
  • Fotografía
    David Omedes
  • Música
    Federico Jusid
  • Montaje
    Fernando Pardo
  • Distribuidora
    Filmax
  • Estreno
    19 Octubre 2012
  • Duración
    116 min.
  • Intérpretes
    Guillermo Francella (Merello), Amaia Salamanca (Teresa), Nicolás Cabré (Miguel), Óscar Jaenada (Ramos), Daniel Fanego (Landa), Jordi Martínez (Naranjo).

Eduard Cortés deja la modernidad un tanto impostada de The Pelayos, su anterior largometraje, para abrazar un cierto clasicismo en ¡Atraco!, su quinto filme como director. Si el cuarto trabajo del realizador catalán tomaba como modelo las películas que Steven Soderbergh dedicó al personaje de Danny Ocean, su siguiente cinta se inspira en Rufufú, la obra maestra de Mario Monicelli. Eso sí, ¡Atraco! oculta su toque neorrealista bajo una estética que recuerda a los filmes en color de la época dorada de Hollywood.atraco2

La historia está basada en un robo real que tuvo lugar en una joyería madrileña en los años cincuenta del siglo XX. Según la  hipótesis que manejada, los responsables del atraco fueron dos argentinos vestidos de bomberos que pretendían recuperar las joyas de Eva Duarte que su jefe, un dirigente peronista, había empeñado con anterioridad. El atraco contó con el beneplácito del dueño del establecimiento, que quería evitar por todos los medios que cayeran en manos de Carmen Polo de Franco, famosa por llevarse todo tipo de alhajas sin pagar un céntimo por ellas. Con este argumento como base, Cortés nos ofrece una curiosa mezcla de thriller, comedia y drama que no siempre funciona. Lo mejor, sin duda, es la presentación de los dos ladrones, una pareja de simpáticos perdedores tan entrañables como los atracadores de Rufufú. El más maduro, encarnado por un espléndido Guillermo Francella, es un hombre tan obsesionado con Evita que es capaz de cometer un delito con tal de honrar su nombre. Por su parte, el ladrón joven, al que da vida un notable Nicolás Cabré, es un adorable patán que echa a perder todo un plan por el amor de una mujer. Los fallos de la pareja protagonista y su torpísimo asalto a la joyería se convierten en lo más destacado de la función.

Sin embargo, el filme se empeña en añadir tramas y elementos dramáticos a una historia que no los necesita. Resulta un tanto forzada, por ejemplo, la relación entre el más inexperto de los atracadores y su padre, el dirigente peronista que vendió las joyas de Evita. Tampoco aparece bien desarrollado el romance del ladrón más torpe y la enfermera a la que da vida una ornamental Amaia Salamanca. No obstante, quizá el mayor error sea el giro trágico que la película toma en su último tercio. Cortés no acaba de encajar bien el humor que ha desarrollado en el resto del metraje con el tono casi lacrimógeno de la conclusión. Igualmente postiza resulta la crítica a la dictadura franquista que el director y sus guionistas se encargan de introducir con calzador a través de los dos policías que investigan el robo. En resumen, ¡Atraco! es un largometraje simpático que triunfa cuando se limita a ser una comedia con elementos de thriller y fracasa en los momentos que se acerca al melodrama más llorón. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.