.

EFECTOS SECUNDARIOS

Escrito por Ángel Antonio Pérez Gómez
  • Titulo Original
    Side Effects
  • Producción
    Scott Z. Burns, Lorenzo di Bonaventura y Gregory Jacobs para Endgame Entertainment y Filmnation Entertainment (EE.UU., 2013)
  • Dirección
    Steven Soderbergh
  • Guión
    Scott Z. Burns.
  • Fotografía
    Peter Andrews
  • Música
    Thomas Newman
  • Montaje
    Mary Ann Bernard
  • Distribuidora
    eOne Films
  • Estreno
    05 Abril 2013
  • Duración
    106 min.
  • Intérpretes
    Jude Law (Dr. Jonathan Banks), Rooney Mara (Emily Taylor), Catherine Zeta-Jones (Dra. Victoria Siebert), Channing Tatum (Martin Taylor), Vinessa Shaw (Dierdre Banks).

side-effects2Un psiquiatra se ve involucrado gravemente en los problemas de una paciente suya. Efectos secundarios es un film tramposillo que comienza sumergiéndonos en el mundo del tratamiento de la depresión con supuestos fármacos-milagro y acaba en una intriga criminal de un cariz totalmente diverso. Más aún, si el espectador vuelve a ver la película se dará cuenta de lo inverosímil e inconsistente que es la primera parte mirada desde su conclusión (por cierto, harto convencional). No se trata de meras elipsis para mantener el interés sino de una simulación de conducta que, a la luz del desenlace, resulta inexplicable e injustificada.

Emily es una mujer casada cuyo marido, Martin, fue encarcelado justo el día de su boda (ya es coincidencia) por un asunto de negocios sucios del que, al parecer, fue la cabeza de turco. Durante los años de condena su esposa y la madre de Martin no han dejado de visitarle y finalmente le esperan a la puerta de la cárcel el día de su liberación. Pero al poco de recuperar la vida conyugal, Emily, que sufre de depresiones y ha intentado suicidarse, comienza a tratarse con el psiquiatra Dr. Banks al que ella misma sugiere el uso de un medicamento muy publicitado y todavía en período de pruebas. Un efecto del mismo es el sonambulismo y Emily, en ese estado, acuchilla y mata a su marido. El juicio por el homicidio involuntario pone en un brete al médico que ve cómo el desarrollo del mismo apunta a hacerle responsable, por mala práctica, de la muerte, lo que tiene consecuencias desastrosas para su vida profesional y privada. Así que no le queda más remedio que descubrir lo que se esconde tras el caso para poder recuperar su fama y su familia.

La carrera de Steven Soderbergh va dando tumbos en los últimos tiempos. Da la impresión de que, a pesar de que ha anunciado varias veces su definitiva retirada del cine activo, no deja –como los toreros– de volver al ruedo a torear nuevas corridas. De esta no le sacarán a hombros. Sin ser una pifia ni tan desaprovechada como lo fueron Contagioo Indomable,no pasará a la historia del género de intriga criminal. De un mal guión sólo se puede hacer una mala película, dicen los cánones, y no les falta razón. El argumento de este film es tan enrevesado y alambicado en busca de alguna originalidad en un tema ya archiexplotado (ya lo utilizó Hitchcock en Recuerda nada menos que en… 1945) que todo resulta, al final, increíble.

Comprendo que las abundantes series televisivas de investigación criminal han convertido en muy difícil encontrar un guión que no se agote en cincuenta minutos y que no haya sido previamente presentado en la pequeña pantalla. Pero no es excusa para rodar un film como éste que, si bien está bien dirigido e interpretado, no alcanza la categoría de otros que obran en la carrera de Soderbergh. Los actores están bien, sin excesos, pero carentes de brillantez. La única que destaca un poco por su voluble y volátil personaje es Roonney Mara que encarna con convicción a Emily, la falsa protagonista de este enredo en el que también se ha embrollado el propio Soderbergh.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.