.

AL ENCUENTRO DE MR. BANKS

Escrito por Ignacio Lasierra
  • Titulo Original
    Saving Mr. Banks
  • Producción
    Walt Disney Pictures / Ruby Films / Essential Media & Entertainment. EEUU. 2013
  • Dirección
    John Lee Hancock
  • Guión
    Sue Smith, Kelly Marcel
  • Fotografía
    John Schwartzman
  • Música
    Thomas Newman
  • Montaje
    Mark Livosli
  • Distribuidora
    Walt Disney
  • Estreno
    31 Enero 2014
  • Duración
    125 min.
  • Intérpretes
    Emma Thompson (P.L Travers), Tom Hanks (Walt Disney), Colin Farrell (Travers Goff), Paul Giamiatti (Ralph), Jason Schawartzman (Richard Sherman), Bradley Whitford (Don DaGradi), Ruth Wilson (Margaret Goff), B.J Novak (Robert Sherman).

al-encuentro-de-mr-banks2Emma Thompson y Tom Hanks devuelven a la vida a los creadores de la mítica Mary Poppins. En 1964 se estrenaba una de las películas más emblemáticas de la factoría Disney. La película musical de la famosa institutriz británica fue un éxito rotundo, le sirvió a Walt Disney para alcanzar trece nominaciones al Oscar -recibió cinco de ellos, incluyendo mejor actriz para Julie Andrews- y con los años se convirtió en una de las películas más queridas por diferentes generaciones de niños y adultos.

Al encuentro de Mr. Banks recorre la tensa relación que Walt Disney y P. L. Travers, la autora que publicó Mary Poppins en 1934, mantuvieron durante la preproducción de la película. Ambos lidiaron en una larga disputa durante veinte años por la venta de los derechos de la novela para su adaptación cinematográfica. Disney quería adaptarla pero siempre se encontraba con un no por respuesta por parte de la escritora. Según retrata Al encuentro de Mr. Banks, P.L. Travers tenía un gran recelo hacia las intenciones del magnate cinematográfico, negándose a que este vulnerara el espíritu que impregnaba su libro. Por su parte, Walt Disney tenía un empeño especial en la adaptación y estaba convencido del éxito y perdurabilidad que tendría la película a través de varias generaciones. Los dos tenían en común una infancia algo turbulenta y una personalidad muy fuerte, lo que llevó a que las negociaciones por los derechos se alargaran durante todo ese periodo. Finalmente, Travers aceptó; y aunque quedó muy decepcionada con la adaptación -algo que, todo sea dicho, no se termina de retratar con fidelidad en la película-, terminó por emocionarse con alguna de sus partes. La autora de origen australiano nunca más cedió los derechos a Walt Disney, quien tras el éxito de Mary Poppins, intentó persuadirla de nuevo para adaptar las cuatro secuelas que Travers había escrito para su mítico personaje. Al encuentro de Mr. Banks recoge buena parte de estos hechos, relatando los entresijos que rodearon a la preproducción de Mary Poppins y recreándose en la angustiosa historia personal que Travers vivió en la infancia y que le sirvió de inspiración para crear a su Mary Poppins.

Lo más destacable de esta producción firmada por John Lee Hancock (El álamo: la leyenda, The Blind Side) es el carismático imán interpretativo de Emma Thompson, encarnando a la meticulosa Travers, y de Tom Hanks, “descongelando” de nuevo a todo un icono cinematográfico. Ambos cargan con el peso de esta historia y logran una credibilidad que parece innata a sus personajes. Tom Hanks y Emma Thompson se conjugan a la perfección en las secuencias compartidas por ambos y, por suerte, cuentan con un reparto equilibrado y a la altura de sus interpretaciones. Destacan Colin Farrell dando vida al perturbado padre de Travers y Paul Giamiatti metiéndose en la piel del chófer de Travers en EEUU. Al encuentro de Mr. Banks juega con la nostalgia preconcebida de todos los que en su momento disfrutaron con Mary Poppins. En ese sentido, la película contenta a su público y muestra un buen repertorio de escenas en las que se puede disfrutar de cómo se fraguaron los números musicales o de cómo Travers y el equipo de guionistas discutían hasta la última coma de la historia. Quizá sea por eso, que el conjunto está filmado con más clasicismo que estilo. Resulta tan correcta formalmente, que se echa en falta algo más de fuerza y personalidad durante su transcurso. Thomas Newman acompaña bien con su banda sonora y realza con bastante estilo algunas de las partes en las que se espera sonsacar la lagrimilla del espectador.

El mayor problema y quizá el motivo de que la historia se haga algo monótona radica en la elección de intercalar toda la película con continuos flashbacks que narran la convulsa infancia de Travers. Esa parte, necesaria para entender que la escritora se basó en su infancia para moldear a Mary Poppins, se eterniza y no engarza del todo bien con la historia presente. La mayoría de fashbacks solo ralentizan los avances en la relación entre Walt Disney y P.L. Travers. Buena parte de la infancia de Travers resulta repetitiva y ni siquiera Colin Farrell es motivo suficiente como para no echar de menos más momentos explorando al Walt Disney de Tom Hanks. Aun así, se ve con dulzura y se disfruta desde la nostalgia. Al encuentro de Mr. Banks es un buen muestrario de los misterios que rodearon la creación de Mary Poppins, destaca más por sus momentos cómicos que dramáticos y resulta muy correcta en su conjunto. Tan correcta, que no pasa de ser una película entretenida y bastante curiosa para la cinefilia en general. Posdata para ansiosos por levantarse al final de la película: aguarden un poco en los créditos finales y como recompensa verán –y escucharán- cómo la ficción y el mito dan paso, durante un instante, a la propia realidad. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.