.

DALLAS BUYERS CLUB

Escrito por Pedro Miguel Lamet
  • Producción
    Voltage Pictures, Truth Entertainment (EE.UU., 2013)
  • Dirección
    Jean-Marc Vallée
  • Guión
    Craig Borten y Melisa Wallack
  • Fotografía
    Yves Bélanger
  • Montaje
    Martin Pensa y Jean-Marc Vallée
  • Distribuidora
    Vértigo Films
  • Estreno
    14 Marzo 2014
  • Duración
    117 MIN.
  • Intérpretes
    Matthew McConaughey (Ron Woodroof), Jared Leto (Rayon), Jennifer Garner (Eve), Denis O’Hare (Dr. Sevard),Steve Zahn (Tucker), Dallas Roberts (David), Kevin Rankin

dallas-buyers-club2Es la historia de la libertad de un hombre solo frente al sistema, aunque parezca un film sobre el sida. Encomiable, pero no para tanto desmelenamiento como ha ocasionado. Nos encontramos en los polémicos años ochenta, cuando la muerte de Rock Hudson estigmatizó el VHI como la aparición de la plaga sexual más mortífera del siglo XX que, además, cogía a la humanidad por sorpresa y una tremenda impotencia.

 Un electricista de Dallas muy viril, llamado Ron Woodroof, adicto por otra parte al rodeo, la droga y la mujeres, además de homófobo militante, es diagnosticado como enfermo avanzado de sida con tan solo un mes de esperanza de vida. De carácter vitalista y rompedor, se niega a aceptar la muerte y los servicios médicos convencionales del momento para probar por su cuenta nuevos fármacos aún en fase de experimentación y otros productos coadyuvantes que prueba en México un médico clandestinamente. Ante la imposibilidad de comercializar legalmente en Estados Unidos dichas terapias antivirales, no sólo las prueba en sí mismo con resultados satisfactorios, sino que crea el Dallas Buyers Club ('Club de Compradores de Dallas') para garantizar su consumo a los enfermos mediante el pago de una suscripción mensual de 400 dólares, con la ayuda de la doctora Eve Saks (Jennifer Garner) y la paciente treavestido Rayon (Jared Leto). Otros pacientes con sida acceden así a las terapias que Ron ha encontrado en sus contactos por todo el mundo. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense, alarmada ante el enorme crecimiento del club, decide intervenirlo.

El proceso para llegar producir esta película ha sido largo: el periodista y escritor Bill Minutaglio escribió un extenso reportaje sobre el tema en The Dallas Morning New todavía en vida de Woodroof. Un mes antes del fallecimiento de éste,  en septiembre de 1992, el guionista Craig Borten grabó varias horas de conversación con Woodroof y tuvo acceso a sus diarios personales. Con ese material llegó a escribir diez borradores diferentes para lo que estaba convencido se convertiría en una gran película. Atrajo a Dennis Hopper para dirigirla y a Woody Harrelson para protagonizarla, pero el proyecto no consiguió reunir financiación. 

Otro intento ocurrió a fines de los años 1990, cuando Marc Forster fue tentado para realizar el filme, que esta vez tendría a Brad Pitt en el papel Woodroof. Posteriormente, en el 2008, el director Craig Gillespie y el actor Ryan Gosling mantuvieron negociaciones con los productores hasta que finalmente Jean-Marc Vallée Matthew McConaughey fueron contratados para realizarlo. La hermana de Woodroof, preocupada por el actor de los primeros proyectos, al parecer vio con buenos ojos que McConaughey interpretara a Ron. En noviembre de 2012, se anunció que Bradford Cox haría su debut cinematográfico al encarnar al amante de Leto en la película  Este perdió más de 14 kilos para poder encarnar su papel y confesó haber dejado de comer para conseguir su objetivo de forma más rápida. Su peso mínimo llegó a ser de 52 kg. McConaughey, por su parte consiguió bajar 23 kg  para interpretar a Woodroof.

A medio camino entre la tragedia y la comedia, Dallas Buyers Club, es un film eficaz y sobre todo excelentemente interpretado por Matthew McConaughey y Jared Leto, merecedores con creces de los óscars al mejor actor y al mejor actor secundario respectivamente. A los cambios físicos y psicológicos contribuye la caracterización, merecedora del tercer óscar concedido al film. De la película del australiano Jean-Marc Vallée (C.R.A.Z.Y.) se ha dicho poco menos de que es una obra maestra. Me parece que se trata de  uno de esos filmes que por el tema, su carácter de antisistema y una buena orquestación publicitaria sobre sus actores, ha sido mitificado en demasía, sobre todo en  Estados Unidos.

 Se trata de un buen film, sin duda, que, en mi opinión, merecería una calificación de notable gracias sobre todo a la interpretación, pero nada más. Tiene una realización mas que digna y cuenta con buen ritmo; por momentos, un poco tedioso, relata funcionalmente la historia sin mayor virtuosismo. También su descripción de caracteres es superficialmente admirable, pero sin llegar a profundizar en las motivaciones y la introspección del dolor humano que encierran. Todo se reduce, por tanto, a un vaquero intrépido que consigue domar el toro del sida contra viento y marea, como simbólicamente arranca y termina la película. Hay sentimientos de amistad, efectivamente, y una conversión desde la homofobia al respeto y la comprensión, pero no se va más allá ni sobrepasa esta evolución de amistad y solidaridad.

Seguir viviendo es el único objetivo de estos seres condenados a morir, lo que no es poco, sin que los personajes se planteen reflexión alguna sobre el sentido del tiempo, la vida y la muerte, cuestiones que suelen interpelar a todo ser humano en tal situación límite. Eso sí, muestra de facto el poder y la fuerza de la libertad y la rebeldía del espíritu humano para salir adelante y luchar contra las instituciones poderosas cuando aplastan, y cuenta, en conjunto, un episodio interesante y poco conocido de aquel momento histórico, que originó una campaña de concienciación sobre la desinformación del Gobierno para ayudar a las víctimas silenciosas que sufrían la entonces enfermedad maldita. En la carrera de los Oscar de este año nada que ver por ejemplo  con el desafío estilístico y humanista de otro film, Nebraska, en mi opinión un  desafío de clasicismo, sencillez y hondura humana.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.