.

10.000 KM

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Producción
    Tono Folguera, Sergi Moreno y Jana Díaz Juhl (Media y La Panda, 2014)
  • Dirección
    Carlos Marques-Marcet
  • Guión
    Carlos Marques-Marcet y Clara Roquet
  • Fotografía
    Dagmar Weaver-Madsen
  • Montaje
    Juliana Montañés y Carlos Marques-Marcet
  • Distribuidora
    Avalon
  • Estreno
    15 Mayo 2014
  • Duración
    98 min.
  • Intérpretes
    Natalia Tena (Alex), David Verdaguer (Sergi).

10000-km-2Recomendable drama romántico con aroma a cine independiente americano que radiografía con acierto el amor en los tiempos de internet.

10.000 km, la ópera prima en el largometraje de ficción de Carlos Marques-Marcet se abre un coito entre los dos miembros de la pareja protagonista formada por Alex, una fotógrafa de origen británico, y Sergi, un profesor español. Los dos se encuentran en el momento de su mayor cercanía física y emocional. A lo largo del filme, seremos testigos de la distancia espacial y sentimental que surgirá entre ambos. El cineasta catalán, director y montador formado en la prestigiosa universidad norteamericana de UCLA, ofrece un muy interesante retrato del amor en los tiempos de internet y movilidad laboral característicos de las primeras décadas del siglo XXI. Una fotografía que no obvia los cambios que se han producido en una sociedad occidental donde la mujer ha ido conquistando mayor independencia y las relaciones románticas heterosexuales están cada vez más regidas por la igualdad entre géneros. A diferencia de lo que podía ocurrir en filmes de otras épocas, es la protagonista femenina la que se marcha al extranjero en busca de una beca que le permita hacer realidad sus sueños, mientra el varón se queda guardando el hogar. Como muy bien ha señalado el director Carlos Marques-Marcet, su película ha  subvertido en cierta manera los roles de los personajes de La Odisea. Alex asume el papel masculino de un Ulises en busca de una Ítaca llamada Los Ángeles, mientras que es Sergi el que hace lo propio con el papel de Penélope, que se queda en el hogar.

A la vez, la película pone de manifiesto que el amor no es lo único importante en las relaciones sentimentales actuales. En muchos casos, los logros individuales se imponen a la vida en común. Un rasgo en el que algunos han querido ver cierto egoísmo de gran parte de una generación, la nacida entre mediados de los setenta y los primeros ochenta, llena de individuos que se niegan a renunciar a sus sueños personales y parecen vivir en una adolescencia donde los compromisos sentimentales no son muy duraderos. Por otra parte, el filme juega muy bien sus cartas a la hora de plasmar el cada vez mayor espacio físico y emocional de los dos protagonistas. La relación sexual inicial da paso a un larguísimo y bello plano secuencia donde somos testigos del comienzo de la separación. Los planes de la pareja de ser padres tras una relación de siete años saltan por los aires después de conocer que ella ha logrado una beca en Estados Unidos.

A partir del viaje de Alex a Los Ángeles, el director plasmará el progresivo alejamiento de ambos a través de la utilización de los nuevos modelos de comunicación. Las apasionadas videoconferencias darán paso poco a poco a los mensajes de WhatsApp, Facebook o los muy fríos correos electrónicos. El deterioro de la relación irá parejo a las maneras que tienen los dos de ponerse en contacto el uno con el otro. Ambos intentarán salvarla volviendo a verse las caras a través de las webcam o encontrándose en Los Ángeles en una visita sorpresa de Sergi, aunque ya el daño esté hecho. El amor entre ambos ha quedado deteriorado por la falta de contacto físico y ya ni siquiera el sexo puede salvarlo.

Carlos Marques-Marcet logra llevar a buen término sus propósitos gracias a sus inteligentes y nada pretenciosos diálogos, y el excelente trabajo de Natalia Tena y David Verdaguer, dos intérpretes que encarnan sin histrionismos innecesarios a esta pareja en descomposición. No por casualidad, ambos ganaron el premio al mejor dúo de actores en el Festival SXSW de Austin, Texas. El largometraje se convirtió, además, en el gran ganador del Festival de Málaga, donde se alzó con los premios de Mejor Película, Director, Actriz, Guionista Novel y el Especial de la Crítica. Galardones aparte, 10.000 km se convierte en una más que recomendable drama romántico con aroma a cine independiente americano que radiografía con acierto el amor en tiempos de internet. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.