.

CON TODAS NUESTRAS FUERZAS

Escrito por Francisco M. Benavent
  • Titulo Original
    De toutes nos forces
  • Producción
    Philip Boëffard, Christophe Rossignon (Nord-Ouest Films/ Pathé/ Rhône-Alpes Cinéma) (Francia, 2014).
  • Dirección
    Nils Tavernier
  • Guión
    Nils Tavernier, Pierre Leyssieux, Laurent Bertoni.
  • Fotografía
    Laurent Machuel.
  • Música
    Bardi Jóhannsson.
  • Distribuidora
    A Contracorriente Films
  • Estreno
    26 Junio 2015
  • Duración
    89 min.
  • Intérpretes
    Jacques Gamblin (Paul), Alexandra Lamy (Claire), Fabien Héraud (Julien Amblard), Sophie de Fürst (Sophie), Pablo Pauly (Yohan), Xavier Mathieu (Sergio), Christelle Cornil (Isabelle), Fred Epaud (Docteur Pascal), Sandra Leclercq (Lucie), Lydia Guillermin (La jeune revendicatrice IMC), Sonia Jacob (La kiné), Laura Lardeux (Anne), Yvette Petit (Mme Blanchard), Hélène Gourdin Doherty (La barmaid), Raphaël Boyes (Le pompiste), Laurence Laouadi (L'éducatrice),

contodasnuestras2Una fluida historia de superación con emociones bien dosificadas

            Hijo del director Bertrand Tavernier y de la guionista Colo Tavernier-O'Hagan, Nils Tavernier (París, 1965) apareció por vez primera ante las cámaras en Los inquilinos (Des enfants gâtés, 1977). Ha ido compaginando la interpretación –La pasión de Beatriz (La passion Béatrice, 1987), Valmont (1989), Ley 627 (L.627, 1991), La hija de d'Artagnan (La Fille de d'Artagnan, 1993)…- con la realización de documentales para televisión: L’odyssée de la vie (2006), Le mystère des jumeaux (2009), Que reste-t-il de nos erreurs? (2012)… En cine empezó también en este mismo campo con Tout près des étoiles (2000), sobre los bailarines de la Opera Nacional de París, y con Histoires de vies brisées: Les «double peine» de Lyon (2001), codirigido junto a su padre, pasando después a la ficción con Aurore (2005), nueva incursión en el mundo de la danza a lo Jacques Demy.

            El origen del presente filme fue precisamente uno de esos documentales para la pequeña pantalla, Destins de familles, face à la maladie d'un enfant (2011), donde a lo largo de dos años captó en el hospital parisino Necker la vida cotidiana de cinco familias con hijos aquejados de parálisis cerebral. Se sorprendió al comprobar que el cataclismo que su vida había sufrido no se había convertido en llanto y miseria, sino en una fuente de energía y determinación tanto para los padres como para los hijos.

            La historia se sitúa en la Alta Saboya, con sus impresionantes paisajes de montaña contrapunteando la acción. Julien es un chaval que a punto de cumplir los dieciocho le gusta como a todo adolescente la música, las chicas y las emociones fuertes. Pero, confinado en una silla de ruedas por culpa de la insuficiencia motora cerebral que padece, su vida es una sucesión de obstáculos. Ello ha provocado las disensiones de rigor en su familia, con una madre que lo tiene como un niño pequeño y un padre, un bombero cuyos vértigos no son sólo exteriores, que se ha visto sobrepasado a la hora de sacarlo adelante en medio de una sociedad indiferente hacia los discapacitados.

Tras ver una noticia, Julien se empeña en participar en la famosa Ironman ("Hombre de Hierro", el apelativo que reciben los que alcanzan a ser admitidos en ella), la prueba de triatlón más dura. Con un tiempo límite de 17 horas, suponer hacer de seguido 3,8 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y 42 de marcha a pie. El muchacho no da su brazo a torcer ante lo que los padres consideran una idea descabellada y hasta se escapa de casa como forma de protesta. Va a ser su prueba de fuego, la demostración de que incluso estando en una silla de ruedas –que se lo pregunten al Stephen Hawking de la reciente La teoría del todo (2014)- no hay nada imposible. La determinación que muestra su hijo hace que el padre se vaya convenciendo poco a poco. Vuelve a entrenar, recordando sus años de mocedad cuando participó en ella. La tarea, titánica, es doble: no sólo supone el esfuerzo propio de hacer de guía, sino llevar a Julien a cuestas. El objetivo va a ser participar en la competición que va a tener lugar en Niza.

Al comienzo, la película hace desconfiar. Puede ser el habitual melodrama televisivo adobado en sentimentalismo, miradas incluidas a la jovencita guapa que sonríe en otra silla de ruedas. Además se anuncia lo de inspirada por una historia real, la del norteamericano Dick Hoyt y su hijo Rick, que hicieron la Ironman en una decena de ocasiones. Pero en su segunda mitad, cuando padre e hijo se lanzan a la prueba con todas sus fuerzas, despega y alcanza momentos llenos de emotividad, como las escenas donde todos los nadadores se tiran al agua como si fueran atunes y el padre va remolcando la zodiac con el chaval a lo largo de los más de tres kilómetros. Jesucristo llevó la cruz hasta el calvario "sólo" un kilómetro…

            Tavernier hace una narración fluida, dejando ver su formación como documentalista, con honestidad y dosificando con justeza las emociones, alejándose de lo que hubiera sido el típico filme de autosuperación ante la adversidad made in Disney. Que por la televisión se vea Rocky (1976), otra parábola sobre el amor propio, no es precisamente casual. Cuenta lo que ese desafío significa para todos. Para Julien, su autoafirmación y su paso a la edad adulta. Para el padre, quien desde que recibió la malhadada noticia no ha estado a la altura de las circunstancias, supone reducir distancias y estrechar lazos con el hijo (mención al momento en que están junto a la cascada), el deshielo de sus relaciones paternofiliales. Para la familia supone también volver a cohesionar unos afectos que estaban hibernados. Los papeles principales son para Jacques Gamblin –ya tuvo problemas familiares junto a Tavernier padre en Salvoconducto (Laissez-passer (2002) y en La pequeña Lola (Holy Lola, 2004)- y para Fabien Héraud, discapacitado auténtico que llena la pantalla con su naturalidad y su sonrisa pícara. La película deja buen sabor de boca y se añade a las varias que en los últimos tiempos han visto el mundo de las minusvalías desde esta perspectiva positiva: Nacional 7 (Nationale 7, 1999) de Jean-Pierre Sinapi, La mitad del mundo (2009) de Jaime Ruiz Ibáñez, Intocable de Eric Toledano y Olivier Nakache (Intouchables, 2011), Hasta la vista (2012) de Geoffrey Enthoven, Las sesiones (The Sessions, 2012) de Ben Lewin, etc.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.