.

CORAZÓN GIGANTE

Escrito por Ángel Antonio Pérez Gómez
  • Titulo Original
    Fúsi (Virgin Mountain)
  • Producción
    Nimbus Film Productions / RVK Studios (Islandia, 2015)
  • Dirección
    Dagur Kári
  • Guión
    Dagur Kári
  • Fotografía
    Rasmus Videbæk
  • Música
    Karsten Fundal
  • Montaje
    Olivier Bugge Coutté, Andri Steinn
  • Distribuidora
    Surtsey Films
  • Estreno
    13 Mayo 2016
  • Duración
    94 min.
  • Intérpretes
    Gunnar Jónsson (Fúsi), Ilmur Kristjánsdóttir (Sjöfn), Sigurjón Kjartansson (Mörður), Margrét Helga Jóhannsdóttir (Fjóla), Franziska Una Dagsdóttir (Hera), Arnar Jónsson (Rolf), Thorir Sæmundsson (Elvar).

corazon2Un tierno grandullón 

Los gordos en el cine suelen intervenir en las comedias, rara vez en los filmes de acción o románticos. Corazón gigante es una de las pocas excepciones que, además, merece ser recordada. Aborda el idilio de dos personas corrientes, de la clase obrera, de los que casi nadie habla si no es para denunciar sus condiciones precarias de vida. Aquí se ve que no nadan en la abundancia, pero los pobres en Islandia tampoco son tan pobres como en otras partes del mundo. Fusi es un maletero del aeropuerto y su novia, una recogedora de basura. No son guapos. Él, corpulento y muy obeso, con aspecto un tanto mugriento por su coleta, ha pasado ya los cuarenta años y vive con su madre. Ella, Sjöfn, no es tampoco jovencita ni muy agraciada. En su rostro se refleja la edad y las no pocas desdichas por las que ha pasado. La depresión que le asalta proviene en parte por seguir siendo una vulgar barrendera y no la florista con la que siempre soñó. El improbable encuentro de estos dos personajes casi marginales se produce en una escuela de baile que es más un refugio de desventurados que centro artístico.

Como empleado del aeropuerto, sufre las bromas, algunas sangrientas y ofensivas, de sus compañeros de fatigas, empeñados en aprovecharse de la candidez y paciencia de este gigantón, enemigo declarado de la violencia. Su único entretenimiento, fuera del trabajo, es el modelismo (maquetas bélicas o coches en miniatura). Y charlar y jugar inocentemente con una niña vecina que pasa sola la mayor parte de la tarde. La madre de Fusi, egoísta, no quiere que se marche de casa aunque ella, a pesar de su edad, no deja de cambiar de pareja y de alojarla en la casa familiar. La bondad de Fusi se despliega de muchas maneras con las personas con las que convive o trata. Y casi siempre las cosas acaban mal para él (acusado de pederastia, rechazado por su novia, vejado por sus colegas). A pesar de ello no desiste en su conducta generosa y cordial. Acaba uno por querer a este grandullón tierno y apacible que sería feliz haciendo dichosos a los demás y a quien por su aspecto y situación no le dejan hacer realidad lo que su buen corazón le dicta.

En una Islandia en que el invierno es muy largo y riguroso, Dagur Kári, el director de Corazón gigante, recrea también una sociedad glacial y despegada, en que cada cual parece buscar su interés desentendiéndose del ajeno. Sólo Fusi emerge como un ser insólito y distinto, tierno y solícito, compasivo e indulgente. Su condición resulta una rareza social. A diferencia del cine proletario o lumpen de Aki Kaurismäki, el de Dagun Kári se ocupa del mismo estrato social pero con una perspectiva bastante más optimista. El cine islandés, obligadamente pequeño, se empieza a visionar en el resto del mundo gracias a cineastas como Baltasar Kormákur (Contraband; Everest), Oskar Jönasson (Thor), Grímur Hákonarson (Rams, el valle de los carneros, 2015) o Rúner Rúnarsson (Sparrows, 2015) a los que ahora se une con todo derecho Kári, capaz de ir contra lo convencional. Ha escrito y dirigido un film muy estimable, con un guion excelente y sin concesiones. El reparto está todo él a la altura, lo mismo que fotografía y música. Destaquemos al actor protagonista que borda el papel de gordo bonachón, pasando a engrosar (nunca mejor dicho) la galería de personajes singulares que el cine nos ha dado.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.