.

50 PRIMAVERAS

Escrito por Ángel Antonio Pérez Gómez
  • Titulo Original
    Aurore
  • Producción
    Karé Productions (Francia, 2017)
  • Dirección
    Blandine Lenoir
  • Guión
    Jean-Luc Gaget, Blandine Lenoir, Océane Michel
  • Fotografía
    Pierre Milon
  • Música
    Bertrand Belin
  • Montaje
    Stéphanie Araud
  • Distribuidora
    Surtsey
  • Estreno
    28 Julio 2017
  • Duración
    90 min
  • Intérpretes
    Agnès Jaoui, Thibault de Montalembert, Pascale Arbillot, Lou Roy-Lecollinet, Sarah Suco, Marlène Veyriras, Philippe Rebbot, Samir Guesmi, Laurie Bordesoules

50prima2La otra Aurora.

Parece casualidad o ironía del destino cinematográfico que, poco más de un mes antes de llegar a nuestras pantallas 50 primaveras (cuyo título original es Aurore), se estrenase en las mismas Aurore (Jamais Contente) (ver Cine para leer 2017, Enero-Junio). Dos filmes de producción francesa, retratos de sendas mujeres llamadas Aurore, como se infiere de los títulos; una en la edad del pavo y la otra en eso que se ha dado en llamar la “segunda pubertad”. Como citaba un artículo reciente dedicado al tema en un periódico europeo, esta postrera adolescencia le puede sobrevenir a uno con treinta años, con cuarenta e incluso con más, como sucede en la cinta que nos ocupa, segundo largometraje de la también actriz Blandine Lenoir. Su protagonista se ve sumergida en un período de redescubrimiento y desorientación, de cambios hormonales y nuevos romances. Su nueva faceta como abuela, el reencuentro con un amor de juventud y la aparición de la menopausia son los encargados de otorgarle a Aurore la experiencia, a veces desconcertante, de una nueva juventud.

La película tiene en su haber dos logros fundamentales. El primero, que las formas aciertan a transmitir el peculiar mundo interior en el que se desenvuelve Aurore. El tono de cotidianidad en el guion y en el relato, el paso constante de la sonrisa a la lágrima y viceversa, y alguna escena estilizada u onírica (bellísimo el momento del baile al son de Nina Simone) describen de modo acertado el día a día y los vaivenes emocionales de la protagonista,  a quien da vida una experimentada Agnès Jaoui, que responde adecuadamente al papel de mujer a la vez madura y cambiante. El segundo acierto reside en que la realizadora gala y el grupo de actrices a las que dirige (de desigual talento, todo sea dicho) otorgan un vitalista fresco de la femineidad, en todas sus facetas. En varios momentos a lo largo del filme, sin embargo, las dos virtudes citadas devienen en excesos. Se pierde el justo medio, y la emocionalidad se convierte en sensiblería de culebrón, o se realza tanto lo femenino que los pocos hombres que aparecen resultan anodinos, estúpidos, insoportables. Es en esos instantes en los que se sospecha que a Blandine Lenoir le falta aún algo de oficio como directora y guionista. A pesar de todo, 50 primaveras deja un poso, al fin, muy similar al de Aurore (Jamais Contente): las ganas de vivir y la consciencia la necesidad del humor (y del amor) precisamente en esos momentos misteriosos, inexplicables, que aparecen de vez en cuando en el camino de la propia existencia. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.