.

ALANIS

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Producción
    Varsovia Films, Laura, Rosaura Films (Argentina, 2017).
  • Dirección
    Anahí Berneri
  • Guión
    Javier Van De Couter y Anahí Berneri
  • Fotografía
    Luis Sens
  • Música
    Nahuel Berneri
  • Montaje
    Delfina Castagnino y Andres Pepe Estrada
  • Distribuidora
    Golem
  • Estreno
    15 Diciembre 2017
  • Duración
    82 min.
  • Intérpretes
    Sofía Gala Castiglione (Alanis), Dante Della Paolera (Dante), Dana Basso (Gisela),
    Silvina Sabater (Andrea), Carlos Vuletich (Román), Estela Garelli (asistente social), Santiago Pedrero (Santiago).

alanis2Atípica visión de la prostitución.

 

Es conocido como el oficio más antiguo del mundo, pero la prostitución sigue generando controversia en el siglo XXI. Evidentemente, nadie medianamente razonable puede apoyar el tráfico de blancas ni la explotación sexual, pero han surgido voces defendiendo que pueda ser una profesión siempre que se ejerza de manera libre por las propias meretrices y sin ningún tipo de coacción. Alanis vuelve a poner en el tapete el debate, aunque mostrando pros y contras de tan polémica actividad.

El largometraje de Anahí Berneri, ganador del premio a la mejor dirección y actriz (Sofía Gala Castiglione) en la edición 2017 del Festival de San Sebastián, nos muestra a una prostituta y madre de un bebé cuando cierran el piso donde vive y ejerce su particular trabajo. Ese momento de crisis servirá para que la protagonista se replantee, aunque sea mínimamente, su opción vital.

La realizadora argentina nunca culpabiliza al personaje y lo retrata como una máter amatísima que, sin embargo, prefiere vender su cuerpo a limpiar casas y letrinas. La película dista de reflejar el mundo de la prostitución como un mundo de hadas. Se dibuja un escenario difícil donde las trabajadoras sexuales se agreden unas a otras si han traspasado su particular territorio y los clientes encuentran un especial placer en vejarlas con insultos o sometiéndolas a prácticas denigrantes. Incluso, en el colmo de la hipocresía, los usuarios de este tipo de servicios se permiten denunciar los lugares donde ejercen su trabajo si no cumplen con sus deseos.

No obstante, la película se plantea si ejercer la prostitución de manera libre y sin presiones externas puede ser mejor que limpiar la suciedad de los demás. Resulta significativo el momento en el que la protagonista acude a un domicilio como mujer de la limpieza y atisbamos en su rostro el aburrimiento y la desesperación de un trabajo que le provoca verdadera frustración y asco. Por el contrario, el retrato de esa casa de prostitutas, que parece ser una suerte de cooperativa, donde se instala finalmente emana una cierta calidez. Alanis puede trabajar mientras sus compañeras cuidan a su hijo entre abrazos y risas. Es uno de los pocos instantes donde ella y su hijo parecen recibir un poco de ternura de los demás.

A diferencia de otros retratos más tópicos del mundo de la prostitución, el filme retrata a su personaje principal como una persona que no ha perdido su orgullo, no se deja arrastrar y lucha desesperadamente por seguir adelante con su bebé. Al respecto, destacan los momentos en los que discute con la mujer que se dispone a ayudarla, que no para de sermonearla con lo que tiene que hacer en la vida y pretende arrebatarle a su hijo por considerarla una mala madre.

Anahí Berneri dota al conjunto de un tono casi documental, aunque cuide de manera especial la composición de los planos, distanciándose así de ciertas películas realistas que parecen tratar con desdén el aspecto visual. Sin embargo, dejando a un lado los aspectos técnicos del filme,  el gran hallazgo de Alanises la elección de Sofía Gala Castiglione como protagonista. La fuerza que imprime la actriz a esa mujer que no se deja doblegar por nadie y trata con ternura a su hijo permite que la película no caiga en lo inverosímil en más de una ocasión. Por otra parte, el filme supone un nuevo paso en la carrera de un directora que no se amilana ante temas difíciles o polémicos, como el sida y las relaciones sadomasoquistas (Un año sin amor), el lento marchitar de una actriz (Encarnación), el divorcio y los malos tratos (Por tu culpa) o la descomposición de la pareja (Aire libre). 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.