.

ENTRE NOSOTROS

Escrito por Manuel Alcalá

Relato de la crisis sobre la madurez de una relación inmadura

Entre las directoras del último cine alemán y, en concreto, del llamado estilo berlinés, sobresale Maren Ade (Karlsruhe,1976) que es además productora con sólida formación en la doble rama de dirección y economía de medios. Estudió y se diplomó en la prestigiosa Escuela de cine y de TV de Munich. Su vocación de empresaria la llevó primero a la distribución, simultaneada con la realización de dos cortos: Ebene 9 (2000) y Vegas (2001). En 2003 rodó para la televisión el largometraje Bosque ante que árboles, bien recibido por la crítica en el festival de Sundance, pues mostró buen pulso directivo y finura de análisis al describir a la chica rural que se marcha a la gran ciudad buscando a toda costa hacer amistades interesadas que le sitúen y hagan triunfar, pero que fracasa por falta de sensibilidad en el trato, deficiente autoconocimiento de su nueva situación y el desenfoque fundamental de relaciones humanas.

Su segundo largometraje Entre nosotros fue bien recibido en la 59 Berlinale (2009) logrando el premio especial del jurado. Su protagonista, la austríaca Birgit Minichmayr, consiguió el oso de plata a la interpretación femenina. La llegada de esta película a nuestras pantallas con cierto retraso, se ha realizado con inusual despliegue publicitario, casi tangente a la exageración y al ditirambo.

El film, cuyo título español no es acertado, al sustituir el dinamismo centrífugo del original: Todos los demás, por el centrípeto psicologizante e innecesario, Entre nosotros, refleja la misma postura analítica de la realizadora ya adoptada en su primer largometraje. Sólo cambia el sujeto. Si entonces se trataba de la joven inexperta, cuya ansiedad por triunfar le ocasionaba la desorientación de método en su trato afectivo, ahora todo gravita sobre una pareja joven que, aun sin parecerlo, se encuentra verdaderamente lastrada por diferencias psicológicas mutuas, rutinas y alardes cotidianos y, sobre todo, de cambio peligroso de roles en su relación recíproca. Ambas personas buscan no sólo el dominio y el protagonismo en sus relaciones, sino además el sometimiento del compañero o la compañera, según las iniciativas respectivas. La crisis se desencadenará de un modo inevitable durante sus vacaciones en la isla de Cerdeña, en el soñado Mediterráneo de tantos centroeuropeos. La ocasión es el encuentro ocasional con otra pareja, tal vez igualmente convencional, pero que por su realismo o su desenvoltura provoca a los nuevos turistas la revisión de sus roles respectivos y la admiración por la pareja recién conocida, seguida de un complejo imitador.

Estamos, pues, ante el relato de una crisis sobre la madurez de una relación inmadura que bien podía ser prototipo de otras muchas del primer mundo por el horizonte permisivo que refleja, la saturación de la sociedad de bienestar y sus grandes carencias de valores estables. El mérito principal del film sería ofrecer semejante crítica sociológica a través de un ritmo meticuloso lleno de pequeñas y acertadas observaciones, desde una perspectiva sutil y preciosista que evoca el temperamento exquisitamente femenino de la directora y su buen hacer cinenematográfico.

Tal vez la mayor calidad del film consista en el aprovechamiento dramático de los protagonistas, basado en la excelente preparación teatral de ambos. En Viena la de la actriz premiada y en Berlín, la de su pareja. El acierto de la directora que es, además, guionista ha sido asimilar el acervo específico teatral por las formas visuales, subordinando suavemente la palabra a la imagen e impulsando el desarrollo de la acción con una gran agilidad, no frecuente en el cine psicológico alemán de última hora. En tal sentido, Briggit Minichmayr (Linz, 1977) formada en Viena y actriz de su modélico Burgtheaer, cuenta ya con cerca de 20 actuaciones en cine y TV. Su compañero en el protagonismo del film Lars Edinger (Berlín, 1976) se formó en su ciudad natal y es actualmente profesor de arte dramático y actor en el Deutches Theater y en la Schaubühne de la capital alemana. También tiene buena carrera profesional de cine, teatro y TV.

¿Qué parece haber gustado tanto a crítica y público en esta película sencilla sin efectos especiales y de “lento” desarrollo para los gustos mayoritarios? No ciertamente su corrección formal y técnica, ni otros elementos accidentales, usuales en el cine joven actual. Quizá la razón esté implícitamente en algo que se sugiere con elegancia y sin explicitación didáctica. Sería, a nuestro modo de ver, la acertada presentación visual de una verdad bien sencilla de la sociología humana. Así como cada persona es única e irrepetible en la historia algo análogo ocurre con cada pareja y que, cuando se pretende arreglar problemas propios por imitación de pretendidas soluciones ajenas, el fracaso se contagia a la propia situación. Todo esto parece sugerido en el título original del film y se ha ocultado en su versión española. De ahí, el desacierto antes aludido.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.