.

EL AMOR DE TONY

Escrito por J.L. Sánchez Noriega

Historias sentimentales sin énfasis ni impostaciones

Esta primera y muy madura película de la periodista y cineasta Alix Delaporte tiene todos los rasgos propios del cine independiente actual de pequeñas historias sentimentales de personajes corrientes y/o marginales con el empaque de fondo del drama intemporal. Sin grandes pretensiones ni voluntad de discurso, sin énfasis dramáticos ni alharacas formales Delaporte pone en pie una película que respira autenticidad por los cuatro costados, y eso se agradece mucho en una época de cine tan posmoderno con sus citas, hibridaciones e impostaciones, tan pagado de sí mismo con ínfulas autorales. El título original, Angèle et Tony cita a los dos protagonistas de una historia de encuentro improbable, dada la condición casi antagónica en que se mueven esas vidas.

Angèle es una chica joven que ha salido de la cárcel y se apresura a vivir cerca de su hijo de unos ocho años que vive con los abuelos paternos; no se lleva bien con ellos, pues pretenden lograr la custodia definitiva del niño. Vive a salto de mata, con prostitución incluida, y busca un trabajo que le permita mantener la libertad condicional y situarse en condiciones para que la juez le conceda la custodia de su hijo. Se encuentra con Tony, un marinero más maduro que ella, quien renuncia al sexo fácil a la vez que se siente muy atraído. Angèle le convence para que le dé un trabajo como pescadera y le permita alojarse en una habitación de la casa donde Tony vive con su madre. Poco a poco se va profundizando en una relación conflictiva, pues Tony desconoce todo acerca de una chica que, según va sabiendo, tiene un hijo y ha estado encarcelada. Lo que serviría para la ruptura parece un reto ante el cual Tony responde con firme resolución. Y, como indica el título, crece el amor de Tony, título español que ha de entenderse en una doble posibilidad, nombrando a Angèle como amada de Tony o refiriéndose a la acción de éste.

Un valor nada desdeñable de esta obra de cámara es el equilibrio entre los distintos personajes y los elementos de la historia, además de en el tratamiento del drama. Quiero decir que la película es valiosa en cuanto historia de amor o drama romántico, pero también en el drama familiar y la fuerte tensión por la custodia del hijo o el retrato de la vida provinciana de un pueblo de la costa Normanda donde los marineros se enfrentan a la policía con dureza cuando protestan por la limitación de capturas de pescado que impone la Unión Europea. Este trasfondo de la vida real de un pueblo y de la familia que trata de rescatar al padre fallecido porque se lo tragó el mar contribuye a darle autenticidad a la película y a alejar definitivamente su historia amorosa de los estándares cinematográficos. Las gentes del pueblo marinero, Tony y su familia muestran la desconfianza provinciana de quienes nunca han aceptado duros a cuatro pesetas, pero también la lealtad de la gente humilde que da lo que tiene sin pedir nada a cambio.

El amor improbable entre un marinero callado y una forastera más joven y menos curtida por la vida viene a suponer una apuesta interesante en medio del mundo conflictivo que viven los personajes, un mundo abocado a la soledad, el abandono o la incomprensión. Con más talante de ensayo que de narración, la directora parece establecer esta tesis sin hacer hincapié en escenas amorosas al uso. También se aparta de ello al mostrar la aceptación del hijo de Angèle por parte de Tony; son esas escenas, las de la madre y el hijo, y las de la relación con los abuelos los momentos en que El amor de Tony alcanza una notable fuerza sentimental, lograda mediante una cuidadísima y delicada escritura cinematográfica en la que se renuncia a los diálogos y a explicitaciones narrativas en beneficio de breves planos que muestran la enorme contradicción que viven todos los personajes. Porque la historia de amor y aceptación es, también, la cruel historia de una madre a punto de perderse y de perder a su hijo; y la historia de un niño que se ha visto abandonado. Una recomendable película a pesar de sus altibajos y de un tono menor que parece contar lo ya sabido.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.