.

YOUR NAME

Escrito por Francisco M. Benavent
  • Titulo Original
    Kimi no Na wa / Your Name
  • Producción
    Katsuhiro Takei, Kôichirô Itô, Noritaka Kawaguchi, Genki Kawamura (Komikkusu Wêbu Firumu-CoMix Wave Films/ Amuse/ The Answer Studio/ East Japan Marketing & Communications Inc./ Kadokawa/ Lawson HMV Entertainment/ Vogue Ting) para Toho Company (Japón, 2016).
  • Dirección
    Makoto Shinkai
  • Guión
    Makoto Shinkai según su novela
  • Fotografía
    Makoto Shinkai
  • Música
    Radwimps
  • Montaje
    Makoto Shinkai
  • Distribuidora
    Selecta Visión
  • Estreno
    07 Abril 2017
  • Duración
    106 min.
  • Intérpretes
    Animación por ordenador con las voces Ryûnosuke Kamiki (Taki Tachibana), Mone Kamishiraishi (Mitsuha Miyamizu), Ryô Narita (Katsuhiko Teshigawara), Aoi Yuki (Sayaka Natori), Nobunaga Shimazaki (Tsukasa Fujii), Kaito Ishikawa (Shinta Takagi), Kanon Tani (Yotsuha Miyamizu), Masaki Terasoma (Toshiki Miyamizu), Sayaka Ohara (Futaha Miyamizu), Kazuhiko Inoue (Padre de Taki), Chafûrin (Padre de Teshigawara), Kana Hanazawa (Ms. Yukari Yukino, la profesora).

yourname2Transmigración de almas adolescentes

          El japonés Makoto Shinkai (Nagano, 1973) es el autor de una filmografía que lo acredita ya como uno de los grandes en el campo de la animación, con dos mediometrajes -Voces de una estrella (2002) y El jardín de las palabras (2013)- y tres largos: Más allá de las nubes, el lugar prometido (2004), A cinco centímetros por segundo (2007) y Viaje a Agartha (2011). Al igual que en estos filmes, el amor entre una pareja de jóvenes que se ve rodeada de elementos fantásticos es la estructura sobre la que se asienta Your Name, en la que dos adolescentes separados por el tiempo y el espacio van a ver transmigrar sus almas de un cuerpo al otro. El intercambio sin embargo no se produce de forma coetánea, sino con una diferencia de tres años, en un esquema que recuerda al de Frequency (2000) de Gregory Hoblit.

          Mitshua y Taki son esos adolescentes que viven en lugares distantes y en tiempos diferentes. En 2013 ella es una jovencita decidida e impulsiva –como la Asuna de Viaje a Agartha- que estudia en el colegio de un pequeño y tranquilo pueblecito de las montañas. Vive junto a su hermana pequeña y su abuela, llevando una existencia alterada por la proximidad de dos acontecimientos: la campaña de su padre para ser reelegido alcalde y la celebración sintoísta en el templo que regenta su familia. Detesta todo lo que de tradicional y provinciana tiene esa villa, al tiempo que suspira por el estilo de vida de la bulliciosa Tokyo. Pero ya se sabe que siempre hay que tener cuidado con lo que uno desea. Mitshua tiene sueños en los que se ve como si fuera un chico de la capital, despertando al día siguiente con amnesia y oyendo los comentarios sobre el extraño comportamiento que ha tenido.

          En 2016, Taki es por su parte un chaval que acude a un instituto de Tokyo, estudios que compagina con trabajo eventual como camarero en un restaurante de comida italiana. También tiene periodos de amnesia, de comportamiento errático y de sueños en los que se ve metido en el cuerpo de una chica lejana. De por medio hay mensajes de móvil, cintas que se enrrollan y marcas en la piel que dejan constancia de los presentimientos y los lazos invisibles que los unen. Intrigado por esa intuición, por las consecuencias de vivir en un cuerpo y en un medio social diferentes, acaba por marchar en compañía de un amigo y de una camarera del trabajo hacia el pueblo de la muchacha. Pero lo que encuentra allí es la devastación causada por un cometa que cayó en el lugar tres años antes.

          El fenómeno de la transmigración de almas entre dos cuerpos ha sido explorado por el cine en todas sus variantes, sobre todo si se recuerdan muchas de las producciones de Hollywood en los ochenta: Viernes loco (1976), El cielo puede esperar (1978), Dos veces yo (1984), De tal astilla, tal palo (1987), Cuando fui mayor (1987), Plantón al cielo (1988), Big (1988), Vice Versa (1988), Una chica de ensueño (1989), Una rubia muy dudosa (1991),Fluke (1995), Este cuerpo no es el mío (2002), Ponte en mi lugar (2003),El cambiazo (2011), Siete vidas, este gato es un peligro (2016)... Makoto Shinkai lo ha entretejido a partir de varios relatos de corte fantástico procedentes de la rica tradición de su país, en particular "Torikaebaya Monogatari" (con un muchacho y su hermana que cambian sus identidades sexuales), o unos versos de la poetisa del s. X Ono Komachi ("¿Apareció en mi sueño porque me dormí pensando en él? Si hubiera sabido que estaba soñando, no me hubiera despertado jamás"). Con gran inventiva, va entrelazando el romance de amores imposibles, el destino sobrenatural que une a dos personas, el cuento filosófico, el filme de catástrofes tan querido a los nipones, o el tema de la memoria y el olvido (los mensajes que se borran en el móvil, Taki intentando recordar el nombre de la muchacha: "Kimi no Na wa?", "¿Cuál es tu nombre?").

          No obstante su tono trágico, la relación entre los amantes no se halla exenta de humor (el "este cuerpo no es el mío" cuando se levantan cada mañana), de momentos conmovedores (el viaje que ella hizo a Tokyo en 2013 cruzándose sus caminos, pero todavía no se conocían) y de portentos como el paso del cometa –equivalente a la aurora boreal de Frequency (2000)-, lo que de normal suele desencadenar acontecimientos extraordinarios. Pone también algunos guiños para sus seguidores: la profesora de literatura es la misma de El jardín de las palabras, y el restaurante italiano donde trabaja Taki atiende precisamente al nombre de "Il giardino delle parole".

          Al igual que en sus filmes precedentes, Makoto Shinkai ha confesado seguir en deuda con las novelas de Haruki Murakami (por la habilidad que tiene en ellas para describir el día a día), las historias de Ray Bradbury o la producción televisiva "Toradora!" (2008-11), pudiendo añadirse también el capítulo "Mnemos" de la inquietante serie que José Luis Garci hizo para TVE en "Historias del otro lado" (1988). Y, claro está, si hablamos de animación japonesa, la influencia de Hayao Miyazaki con quien frecuentemente se le compara no sin razón. Reconoce que no da la talla del maestro, pero ha heredado muchos de sus estilemas: la niña que se enfrenta a un mundo fantástico, la búsqueda de la belleza, los dioses y monstruos, los dibujos de una gran perfección…

          A este respecto, destaca la impresionante opulencia visual que el director vuelve a conseguir aquí, similar a la de Viaje a Agartha o El jardín de las palabras, ofreciendo los rasgos propios de los mejores mangas, una estética casi hiperrealista, unos colores deslumbrantes y una apabullante pulcritud técnica. Destacan momentos como el paseo por el bosque y el pueblo (el ficticio Itomori, inspirado por el de Hida en la prefectura de Gifu) de la mano de la abuela, o la escena del cráter que dejó el cometa (cataclismo inspirado por el terremoto de 2011 en Fukushima). Para conseguir esta maestría gráfica, Shinkai reclutó a Masayoshi Tanaka ("Toradora!") para diseñar los personajes y a Masashi Ando (antiguo colaborador de Satoshi Kon y de Hayao Miyazaki) como director de animación. La igualmente apreciable banda musical es obra del conjunto roquero japonés Radwimps.

          A pesar de que no va dirigida al espectador pasivo, debiendo éste estar atento como en Memento (2000) para ir componiendo el rompecabezas, la película ha funcionado muy bien comercialmente, alcanzando en la taquilla japonesa los diez millones de entradas, 174 millones de dólares que con los mercados internacionales han subido hasta más de trescientos, cotas sólo reservadas para las cintas de Miyazaki. Your Nametiene ya su entrada en las antologías del cine de animación (sin que falte el requisito de haber sido ignorada por la Academia de Hollywood) y supone el doctorado "cum laude" para su director.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.