.

LA PROFESORA

Escrito por Maria Vives
  • Titulo Original
    U?ite?ka
  • Producción
    PubRes / Rozhlas a televízia Slovenska / Ceská Televize / Offside MEN, Coproducción Eslovaquia-República Checa, 2016.
  • Dirección
    Jan Hrebejk
  • Guión
    Petr Jarchovský
  • Fotografía
    Anthony Dod Mantle
  • Música
    Michal Novinski
  • Montaje
    Vladimir Barák
  • Distribuidora
    Karma Films
  • Estreno
    21 Abril 2017
  • Duración
    102 min.
  • Intérpretes
    Zuzana Mauréry (Mária Drazdechová), Zuzana Konecná (Kucerová), Csongor Kassai (Kucera), Tamara Fischer (Danka Kucerová), Martin Havelka (Binder), Éva Bandor (Hana Binderová), Oliver Oswald (Filip Binder), Peter Bebjak (Václav Littmann), Richard Labuda (Karol Littmann).

profesora2Abuso de poder en las aulas

Jan Hrebejk aborda en La profesora el caso real de una profesora en la Checoslovaquia soviética de la década de los 80, Mária Drazdechová, que, haciendo un hábil uso de tres armas —el poder que le da calificar a los alumnos, la compasión que suscita por su condición de viuda indefensa y su condición de presidenta del Partido Comunista del colegio—, manipula no solo al alumnado, sino también a sus progenitores. Los favores que la profesora reclama serían, considerados aisladamente, ridículos, pero el resultado global es que consigue a todo un ejército de sirvientes a sus órdenes. Padres y alumnos le hacen los recados, el bricolaje y la compra, limpian su casa, sacuden sus alfombras, le hacen pasteles y servicios de peluquería… Algunas de las escenas de la película serían terriblemente cómicas si no fuera porque los hechos sucedieron realmente y porque, además y a distintas escalas, se repiten en todas las épocas y en todas las partes del mundo constantemente y constituyen un atentado a la justicia más elemental. La obra, pues, se plantea como un retrato del abuso de poder realizado a pequeña escala, pero con grandes consecuencias: la profesora, con la asignación de sus calificaciones, tiene una repercusión trascendental en el futuro de sus alumnos.

Aunque la cinta de Hrebejk adquiere un tono mucho menor, existe un paralelismo muy interesante con La ley del silencio de Elia Kazan. Y es que esa ley del silencio se impone también entre los padres ante la conducta abusiva de la profesora, y solo la valentía de algunos dispuestos a arrostrar consecuencias injustas puede con la presión del grupo de poder. Como telón de fondo, los problemas adicionales del comunismo, que excluye a los que hay salido del país, en un contexto represivo y de férreo control de las libertades. Y, esbozado apenas, el tema de la educación como negocio y las calificaciones como mercadería.

Los puntos fuertes de la obra son el personaje de Mária Drazdechová, extraordinariamente bien construido, creíble y magníficamente interpretado, con las estridencias justas en un carácter que se desvela, ante todo, como manipulador y aprovechado. La historia, además, está hábilmente contada alternando las escenas de la reunión en la que la directora y la subdirectora del colegio intentan cursar la queja de los padres para trasladar a la profesora y los sucesivos flashbacks que dan cuenta de cómo han llegado a esa situación. La tensión dramática van in crescendo tanto en la reunión como en las situaciones de abuso hacia los alumnos por parte de la profesora en una hábil gradación rítmica y temática. Una música muy acertada acompasa los acontecimientos, ajustándose al ritmo de las sucesivas escenas.

            Con todo, y quizá por este tipo de planteamiento que la hace en cierto modo anecdótica, La profesora no adquiere ese carácter de universalidad que caracteriza a las grandes obras, a pesar de que el final ofrece el claro mensaje de que, tras la caída del muro de Berlín y del comunismo en Checoslovaquia, las materias que imparte la docente han cambiado, pero no su modo de proceder. En eso el mensaje sí es universalista: su actuación no está ligada necesariamente a los regímenes totalitarios, aunque en ellos pueda florecer de forma espléndida, sino a la condición humana y a toda circunstancia en la que alguien con poder, sea este considerable o casi insignificante, saca provecho de su posición. «Tendrías que cambiar todo el colegio… Todo el país…», comentan los padres de un alumno que se rebelan contra la impunidad que otorga a la profesora el colaboracionismo y el silencio de la mayoría. Pero, para ser más exactos, ¿no habría que pensar que es una característica de la entera historia humana?

La profesora, en fin, aborda un tema interesante y siempre actual: el abuso de poder; y, aunque en un tono menor, Hrebejk lo hace con solvencia, buen ritmo y contando con la actuación memorable de Zuzana Mauréry.   

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.