.

UN DON EXCEPCIONAL

Escrito por Ángel Antonio Pérez Gómez
  • Titulo Original
    Gifted
  • Producción
    FilmNation Entertainment / Fox Searchlight Pictures / Grade A Entertainment (Estados Unidos, 2017)
  • Dirección
    Marc Webb
  • Guión
    Tom Flynn
  • Fotografía
    Stuart Dryburgh
  • Música
    Rob Simonsen
  • Montaje
    Bill Pankow
  • Distribuidora
    20th Century Fox
  • Estreno
    30 Junio 2017
  • Duración
    101 min.
  • Intérpretes
    Chris Evans (Frank Adler), Mckenna Grace (Mary Adler), Lindsay Duncan (Evelyn, madre de Frank), Jenny Slate (Bonnie, la maestra), Octavia Spencer (Roberta Taylor), Michael Kendall Kaplan (Justin Gilmore), John M. Jackson (juez Nichols), Glenn Plummer (Greg Cullen), John Finn (Aubrey Highsmith).

undon2Niña prodigio pero, ante todo, niña.

El cine y la televisión actuales están poblados de seres excepcionales, personas con superpoderes, dotadas de habilidades o facultades sobrehumanas, o de sensibilidad capaz de percibir lo que los demás ni… olemos. La historia que vamos a comentar tiene que ver con los niños prodigio, esos chicos que descuellan tempranamente por unas dotes impropias de su edad. Hay una vieja discusión académica sobre si esos peques deben ir a la escuela común o asistir a centros especializados para esa clase de mocetes.

Esta controversia está en el trasfondo de Un don excepcional. Mary es una niña prodigio. Vive oculta con su tío Frank, que se ha convertido en su tutor (no legal) tras el suicidio de la madre de la chiquilla ocurrido poco después de darla a luz y sin conocerse su padre biológico. En realidad, Frank huye de su dominante madre Evelyn, una mujer a su vez superdotada, pero que renunció a explotar su talento en aras de su familia y, en desquite, tuvo a sus dos hijos sometidos a una disciplina inhumana para explotar su extraordinario ingenio para las matemáticas superiores. Quería, como tantos progenitores, que sus hijos lograran lo que ella no había podido por su dedicación doméstica. Y ahora está empeñada en que su nieta acabe la tarea que supuestamente no terminó la madre de ésta.

La historia comienza cuando Frank decide correr el riesgo y enviar a su sobrina a la escuela para que se socialice. En el aula encontrará una maestra, Bonnie, realmente vocacional y que se da cuenta de inmediato que la nueva alumna es una genia. Esa será la ayuda que Frank tendrá cuando la abuela se presente con la pretensión de convertirse en tutora legal de su nieta y lleve a los tribunales el caso contra su propio hijo. En este punto el film se desliza hacia el melodrama familiar en línea con Kramer contra Kramer (1979), aquel antecedente que tanto éxito tuvo en su momento. La niña se resiste a aceptar la sentencia del juez que le impone una familia de acogida y la asistencia a una escuela para superdotados. La pequeña toma como una traición la actitud de su tío que no tiene más remedio que acatar lo que dicta el tribunal. Con ello el melodrama está servido.

Está bien dirigido y la historia, desarrollada con agilidad. Se excede, como es propio del género, al pintar la maldad de la madre-abuela, prototipo de mujer calculadora y fría, dominante y acostumbrada a que se le obedezca. Por otra parte, no se explica muy bien cómo ella dejó su carrera para ocuparse del hogar, cuando luego busca con tanta exigencia e incluso crueldad que sus hijos realicen lo que ella dejó inacabado. Pero, en fin, cosas… del género melodramático.

Se defiende con claridad que la dimensión afectiva de los niños geniales es tan importante o más que el desarrollo de su don extraordinario. Para que cuajen como personas deben no sólo recibir enseñanza de conocimientos sino de valores y destrezas sociales. La experiencia de tantos genios locos es la demostración de que explotar sólo su veta sabia conduce a veces a una conciencia disociada con escasas habilidades relacionales. En este sentido, Un don excepcional reivindica una educación integral para estos niños. La mascota de Mary, el gato tuerto Fred, es el símbolo más evidente de que todo ser humano necesita amar y ser amado desde su más tierna infancia. Las carencias afectivas de Mary en su reclusión las suple con el cariño de su tío y de la vecina Roberta.

Es simpática y muy expresiva la niña que interpreta a Mary. Se gana la platea con ese encanto que tienen algunos actores infantiles. Mckenna Grace borda el papel de sabionda sin perder su fragilidad e ingenuidad pueriles. Es la gran baza del film y cabe pensar que hará una buena taquilla. Desde el punto de vista cinematográfico, la corrección y la funcionalidad al servicio del relato prima sobre toda otra consideración estética. En suma, un buen melodrama.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.