.

ESTADOS UNIDOS DEL AMOR

Escrito por Ángel Antonio Pérez Gómez
  • Titulo Original
    Zjednoczone stany milosci
  • Producción
    Common Ground Pictures, Film i Väst, Manana (Polonia-Suecia, 2016)
  • Dirección
    Tomasz Wasilewski
  • Guión
    Tomasz Wasilewski
  • Fotografía
    Oleg Mutu
  • Montaje
    Beata Walentowska
  • Distribuidora
    Golem
  • Estreno
    07 Julio 2017
  • Duración
    104 min.
  • Intérpretes
    Julia Kijowska (Ágata), Magdalena Cielecka (Iza), Dorota Kolak (Renata), Marta Nieradkiewicz (Marzen), Tomasz Tyndyk (Adam), Adrzej Chyra (Karol), Lukasz Simlat (Jacek), Marcin Czarnik (Robert)

estadosunidos2Mujeres insatisfechas. 

Deshagamos cuanto antes un equívoco: la película no trata para nada de los Estados Unidos de América a pesar de que el título castellano pone con mayúsculas esos dos vocablos sino, más bien, de situaciones unidas por el amor, o tal vez, mejor, vinculadas por el desamor, porque de eso se trata, de cuatro mujeres insatisfechas en su vida afectiva, sexual y social. La acción se sitúa en Polonia a poco del derrumbe del muro de Berlín, en una urbanización de la era soviética (paralepípedos con ventanitas, pegados unos a otros, modelo de casas para trabajadores comunistas) en medio de un paisaje hosco e inhóspito, casi lunar. Uno está tentado a pensar que, en semejantes cajas de zapatos, es imposible tener ni un solo sentimiento positivo, no digamos amor…

Ágata, casada con un obrero fabril desde hace dieciséis años, y con una hija de quince es, como el resto de esta familia, católica ferviente. Está enamorada perdidamente del joven cura de su parroquia y eso le causa un despego tremendo respecto a su marido, que no se entera de qué le pasa a su esposa, ni ésta acaba de aclararse sobre sus deseos. La hija, Malgosia, va a un instituto en el que es directora Iza, amante oculta desde hace un tiempo de un médico, cuya mujer acaba de morir. La docente está impaciente por ocupar el vacío dejado por la difunta pero el doctor quiere a toda costa guardar las formas e incluso llega a golpear e invitar al suicidio a su empecinada querida, que se ha puesto un tanto entrometida.

En dicho instituto Renata, una profesora de inglés, acaba de ser prejubilada. En el centro también trabaja como encargada de la formación física la joven y atlética Marzena, que además se gana un dinero extra dando clases de baile y gimnasia a jubiladas. Renata, que vive en su casa rodeada de pájaros, está empeñada en que le admitan en alguno de los cursos que imparte Marzena, pues es lesbiana y se siente atraída por la joven, frustrada a su vez en su carrera como actriz y víctima de un fotógrafo desaprensivo.

El cuadro, como puede comprobarse, es trágico cuando no sarcástico en su alusión al amor. Por otra parte, la proliferación de escenas con desnudos preferentemente femeninos y de algunos coitos no placenteros para las mujeres, acentúa aún más el carácter escasamente agradable de las relaciones establecidas por ellas. Y aunque el punto de vista pueda parecer, en principio, femenino uno acaba dudando de ello, porque aunque los hombres no hacen el más mínimo esfuerzo para comprender a sus mujeres, tampoco aparecen como culpables de la situación.

El retrato de las cuatro protagonistas evita los tópicos, porque abundan los rasgos individualizantes y las actrices polacas, cuya profesionalidad está más que demostrada, singularizan perfectamente sus personajes. Por otro lado, el tratamiento formal que Wasilewski otorga al relato alterna, por una parte, numerosos pasajes de cámara en mano con otros planos casi secuencia en su duración y encuadre, juega hábilmente con el fuera de campo y utiliza un color de fotografía que recuerda mucho a los tonos verdosos del technicolor ruso que era de obligado uso en los países del Este comunista en la época en que se sitúa la acción.

La película acaba por hacerse un poco reiterativa (esas mujeres siempre sufridoras). Algunas de esas imágenes fijas y largas se pasan a veces de metraje y llegan a cansar. Aunque el director enfatiza sobre la dimensión física del amor, en realidad, ninguna de las relaciones sexuales presentadas resulta placentera para sus participantes femeninas. Lo que apunta a la afectividad más que al sexo. En este sentido estas cuatro mujeres tienen en común su soledad personal vivan o no con pareja. La borrachera de Marzena en la sesión de fotos refrenda esta conclusión.

El film se inscribe en esa corriente de algunas cinematografías del Este europeo que abordan la desazón, el despejo, el sin sentido en que languidecen muchas vidas por las circunstancias o por el clima social en que se han desarrollado. En esta línea son varias las películas rumanas que se alinean en este bloque, pero también bastantes de la antigua Yugoeslavia y Chequia. Vivíamos mal y la cosa no ha mejorado mucho… Es lo que parece desprenderse de este cine desencantado de después del comunismo. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.