.

LA TORRE OSCURA

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Titulo Original
    The Dark Tower
  • Producción
    : Sony Pictures Entertainment (SPE), Media Rights Capital (MRC), Imagine Entertainment y Weed Road Pictures (EE.UU., 2017)
  • Dirección
    Nikolaj Arcel
  • Guión
    Nikolaj Arcel, Akiva Goldsman, Jeff Pinkner y Anders Thomas Jensen, basado en la serie de novelas La Torre Oscura, de Stephen King
  • Fotografía
    Rasmus Videbæk
  • Música
    Tom Holkenborg (Junkie XL).
  • Montaje
    Alan Edward Bell y Dan Zimmerman
  • Distribuidora
    Sony
  • Estreno
    18 Agosto 2017
  • Duración
    95 min.
  • Intérpretes
    Idris Elba (Roland), Matthew McConaughey (Walter), Tom Taylor (Jake), Claudia Kim (Arra), Fran Kranz (Pimli), Abbey Lee (Tirana), Jackie Earle Haley (Sayre), Katheryn Winnick (Laurie Chambers), Nicholas Hamilton (Lucas Hanson), Jose Zúñiga (Dr. Hotchkiss), Michael Barbieri (Timmy)

torre1Convencional lucha entre el bien y el mal.

Stephen King es el escritor más querido por el cine fantástico y de terror estadounidense de las últimas décadas. Gran parte de su extensa obra literaria ha sido llevada a las pantallas con resultados desiguales. Entre sus textos más destacables trasladados se encuentran Carrie, que Brian de Palma convirtió en un clásico de los años setenta; El resplandor, libro que Stanley Kubrick reinterpretó de manera sui géneris en la cinta homónima, la trilogía de largometrajes dirigidos por Frank Darabont (Cadena perpetua, La milla verde y La niebla); La zona muerta, angustiosa adaptación del estadounidense a cargo del canadiense David Cronenberg, o Misery, filme de Rob Reiner con el que Kathy Bates ganó un premio Oscar por dar vida a una mujer desequilibrada que secuestra y maltrata a su escritor favorito. En la televisión también abundan las series que toman como base las novelas del norteamericano, aunque quizá las más recordadas sean las versiones catódicas que realizaron Tobe Hooper de El misterio de Salem’s Lot y Tommy Lee Wallace de It.

No obstante, nadie se había atrevido con La Torre Oscura, una ambiciosa saga de ocho novelas, que se extiende temporalmente desde 1982, fecha de publicación de El pistolero, hasta 2012, cuando aparece El viento por la cerradura. A todo ello hay que añadir cómics, un videojuego y conexiones de esta obra magna con otros libros del prolífico escritor estadounidense. La franquicia se concibió en un principio casi como una mezcla de otros libros y películas que rondaban al joven autor de Ojos de fuego al comienzo de la serie. El propio autor ha sido el primero en reconocerlo: “En esa época estaba bajo la influencia de El señor de los anillos, y aunque no me volvían loco los elfos, orcos ni los árboles parlantes, Tolkien sí que lo hacía. Sobre esa misma época, vi la película El bueno, el feo y el malo y Por un puñado de dólares, con Clint Eastwood, que fueron una gran influencia. También hay un poema de Robert Browning que se llama Childe Roland a la Torre Oscura vino que utilicé para empezar esta fantasía épica”.

Con estos antecedentes, el danés Nikolaj Arcel y sus guionistas han realizado una adaptación que reduce el abundante material del original literario hasta quedarse en el mínimo común denominador: la lucha entre el bien, personificado por el pistolero, y el mal, que simboliza el hombre de negro, un individuo que pretende destruir la Torre Oscura para que se impongan las tinieblas sobre varios mundos. Entre ellos existe un niño que se aliará con el primero, pero que podría hacer posible los deseos del segundo con sus particulares capacidades. Se ha simplificado la trama al máximo eligiendo ingredientes de las novelas que forman parte de la serie literaria y salpicándola de elementos reconocibles de otros títulos de King, como una fotografía del hotel Overlook y un par de inquietantes niñas gemelas que remiten a El resplandor, las alusiones al payaso Pennywise de It, el póster de Rita Hayworth que tenía un papel fundamental en Cadena perpetua, la aparición de un perro de la misma raza que el protagonista de Cujo, una réplica de juguete del coche Plymouth Fury de Christine, la fugaz presencia de una de las novelas del escritor secuestrado de Misery, la presencia del número 1408, que daba título a un relato corto y un largometraje del mismo nombre, o la imagen del niño protagonista en medio de un maizal, que parece un tributo al relato Los chicos del maíz.

La condición de refrito se reafirma con la inclusión de elementos aparentemente incompatibles, como la aparición de puertas que se abren a distintos universos o duelos que recuerdan a las películas del oeste. En medio de este tótum revolútum para fans del género fantástico destaca la relación casi paternal entre el pistolero y el chico con habilidades telepáticas que recuerda lejanamente al que mantenían los protagonistas de Raíces profundas. Los dos personajes son individuos que no se han recuperado de la muerte súbita de sus respectivos progenitores y acaban estableciendo un vínculo que suple en cierta medida sus carencias afectivas. Lástima que La Torre Oscura parezca solamente preocupada en ofrecer un entretenimiento demasiado mecánico y previsible que, eso sí, evita los terribles finales abiertos tan habituales en los taquillazos con aspiraciones de franquicia.

Si no naufraga en las aguas del mero producto banal de usar y tirar es gracias a sus intérpretes. Matthew McConaughey imprime algo de humor a un villano de una pieza que es la misma encarnación del mal, mientras que Tom Taylor evita todos los mohines habituales en tantos actores infantiles para dar vida a un niño soñador que no acaba de asumir la muerte de uno de sus progenitores. No obstante, el gran acierto es la elección de Idris Elba, que aporta sensibilidad y un toque melancólico al defensor de las fuerzas del bien. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.