.

EL SECRETO DE LOS MARROWBONE

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Titulo Original
    Marrowbone
  • Producción
    Lions Gate International, Marrowbone, Telecinco Cinema (España, 2017).
  • Dirección
    Sergio G. Sánchez
  • Guión
    Sergio G. Sánchez
  • Fotografía
    Xavi Giménez
  • Música
    Fernando Velázquez
  • Montaje
    Elena Ruiz.
  • Distribuidora
    Universal
  • Estreno
    27 Octubre 2017
  • Duración
    117 min.
  • Intérpretes
    Anya Taylor-Joy (Allie), George MacKay (Jack), Charlie Heaton (Billy), Mia Goth (Jane), Tom Fisher (Simon Fairbairn), Matthew Stagg, (Sam), Nicola Harrison (Rose), Laura Brook(Thelma).

asecreto2Tramposo terror con elementos de melodrama

El asturiano Sergio G. Sánchez se ganó un nombre en el séptimo arte con su participación en los guiones de El orfanato y Lo imposible, películas dirigidas por el catalán Juan Antonio Bayona. Ambas, a pesar de pertenecer a géneros distintos, tenían elementos comunes: menores de edad entre sus personajes principales, presencia de la muerte casi inminente e insistencia en abordar la maternidad de la manera más melodramática posible. No obstante, la personalidad de estos trabajos quedó un tanto diluida con sus libretos para cintas de encargo como Fin y Palmeras en la nieve, irregulares adaptaciones de las novelas de David Monteagudo y Luz Gavás, respectivamente, o Las manos del pianista, su debut como realizador de telefilmes.

Las constantes que ya desarrolló en sus primeras obrasreaparecen en El secreto de Marrowbone, su ópera prima en la dirección para la gran pantalla. No parece casual que Bayona asuma aquí las labores de producción, apadrinando a su colaborador habitual. De hecho, la trama podría ajustarse muy bien a las temáticas con las que el cineasta catalán se hizo un hueco en el panorama internacional. Sánchez, que firma también el guion, cuenta las peripecias de una familia, compuesta por una madre y sus cuatro retoños, que se instala en un lugar apartado de Estados Unidos con el fin de huir de unos terribles sucesos ocurridos en Gran Bretaña, donde tenían fijada su residencia. Allí intentarán mantener el menor contacto posible con la población local. Las excepciones son una joven bibliotecaria que se enamorará del hijo mayor y entablará una amistad con los otros tres vástagos, y un abogado que se ha enamorado de la chica y se encarga de los asuntos legales del clan.

La muerte, las relaciones familiares y el protagonismo de personajes que afrontan las primeras décadas de existencia vuelven a estar muy presentes en la trama, como ya lo estaban en los primeros trabajos del cineasta asturiano junto al realizador barcelonés. Sin embargo, Sánchez nunca alcanza la intensidad y la elegancia visual de la que Bayona hace gala en sus largometrajes como realizador. Todo ello a pesar de contar con muchos de los técnicos habituales en las cintas del autor de Lo imposible, como el compositor Fernando Velázquez, el director de fotografía Xavi Giménez, la montadora Elena Ruiz o la dirección artística de Jaime Anduiza, entre muchos otros.

Por otra parte, el argumento y el desarrollo parecen beber en demasiados aspectos de Suspense y A las nueve cada noche, dos de los largometrajes más conocidos del director británico Jack Clayton. De la primera, celebrada versión cinematográfica de la novela breve Otra vuelta de tuerca, escrita por Henry James, toma prestada la ambigüedad de las imágenes que vemos en pantalla, que pueden ser reales o las creaciones mentales de un personaje atormentado, mientras que la influencia del segundo de los largometrajes mencionados es más que evidente en el argumento del debut de Sánchez. Al igual que en El secreto de Marrowbone, los jovencísimos protagonistas del filme británico de 1967 ocultaban la muerte de su madre para evitar su separación como familia y demostraban un rechazo hacia su padre.

El filme nunca logra crear la atmósfera enrarecida de sus más evidentes referentes y prefiere mantener el interés con sustos efectistas y una serie de giros que ponen de manifiesto la debilidad de un guion lleno de trampas. Siembra demasiadas pistas falsas para despistar al espectador sin que las piezas acaben de encajar una vez se han despejado todos los secretos del clan. Ni siquiera se perfilan protagonistas verdaderamente atractivos. Solamente el personaje de Jack, el hermano mayor de la familia al que da vida un histriónico George MacKay, está mínimamente definido. Tampoco la mayoría de las interpretaciones del reparto destacan especialmente, con la única excepción de Anya Taylor-Joy, que aporta sensibilidad al personaje de esa joven bibliotecaria que entabla amistad con los Marrowbone.

En resumidas cuentas, la ópera prima en la dirección de largometrajes de Sergio G. Sánchez acaba fracasando por un guion lleno de agujeros y su incapacidad para inyectar verdadera tensión a una trama que mezcla elementos de thriller, terror y melodrama. Cabe destacar, no obstante, su impecable acabado técnico, aunque no sea suficiente como para rescatar al largometraje del naufragio casi absoluto.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.