.

WONDERSTRUCK. EL MUSEO DE LAS MARAVILLAS

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Titulo Original
    Wonderstruck
  • Producción
    Amazon Studios, Cinetic MediaFilmNation Entertainment, Killer Films, Picrow (Estados Unidos, 2017).
  • Dirección
    Todd Haynes
  • Guión
    Brian Selznick
  • Fotografía
    Ed Lachman
  • Música
    Carter Burwell
  • Montaje
    Affonso Goncalves
  • Distribuidora
    Diamond Films
  • Estreno
    05 Enero 2018
  • Duración
    116 min.
  • Intérpretes
    Oakes Fegley (Ben), Millicent Simmonds (Rose de 12 años), Julianne Moore (Rose de 62 años) / Lillian Mayhew), Jaden Michael (Jamie), Cory Michael Smith (Walter de 20 años), Tom Noonan (Walter de 70 años), Michelle Williams (Elaine), Amy Hargreaves (Tía Jenny), Morgan Turner (Janet), Sawyer Nunes (Robby) y James Urbaniak (Padre de Rose).

wonderstruck2Sensible melodrama infantil en dos tiempos

Todd Haynes se ha convertido en uno de los grandes directores del melodrama actual. El autor de Velvet Goldmine revisa el género desde un punto de vista crítico, haciendo hincapié especialmente en el sexismo, machismo y homofobia de la sociedad estadounidense de décadas pasadas. Aprovecha la ocasión para homenajear la estética de aquellos tiempos, especialmente de un realizador como Douglas Sirk o pintores de la talla de Edward Hopper. Su particular forma de revisar las antiguas películas para mujeres ha dado lugar a obras tan estimables como Lejos del cielo, Carolo la miniserie de televisión Mildred Pierce, nueva versión de la novela que inspiró Alma en suplicio, recordado trabajo de Michael Curtiz. La mayoría de estas obras cuentan con la presencia de niños, aunque, en gran parte de los casos, en meros roles secundarios que se ven afectados por las decisiones de los mayores en producciones pensadas para el público adulto, concretamente el femenino y homosexual.

Wonderstruck. El museo de las maravillas aparece como una rareza dentro de su filmografía. El trabajo es un encargo que debe tanto al firmante de I’m Not There como a su guionista y autor de la novela ilustrada en la que se inspira el filme: Brian Selznick. El célebre escritor aportó la historia de La invención de Hugo, versión para la gran pantalla de uno de sus libros que dirigió Martin Scorsese. Esta nueva incursión en el cine reúne algunos elementos de aquella obra: el protagonismo infantil, las referencias al séptimo arte y un gran componente melodramático. Los dos últimos ingredientes parecen unir los universos del director y el novelista.

Como ya ocurriera en sus anteriores trabajos, Haynes recrea a la perfección la época donde se desarrollan sus tramas utilizando referentes fílmicos. En esta ocasión, el reto era conseguir la atmósfera de los Estados Unidos en dos tiempos distintos: aquel donde se desarrolla la historia de esa niña que busca a su madre en Nueva York durante la tercera década del siglo XX, y aquel otro en el que tienen lugar las peripecias de un chico de 12 años que viaja en los años setenta a la ciudad de los rascacielos para encontrar a un padre que no conoce. El firmante dePoison, con la ayuda del director de fotografía Ed Lachman, reproduce los años precedentes al crack del 29 con una estética en blanco y negro que imita por momentos a la utilizada en clásicos como Y el mundo marcha, una de las obras maestras de King Vidor, o filmes en la senda de Berlín, sinfonía de una gran ciudad, el más célebre trabajo de Walter Ruthmann. La utilización de la música de Carter Burwell, inspirada aquellas bandas sonoras que pretendían recrear los efectos de sonido más allá de la mera función de acompañamiento musical, refuerza más si se quiere la vinculación con el cine silente. Por el contrario, esa estética sucia del Nueva York de 1977 recuerda poderosamente el estilo visual de cintas de la aquella década, como Cowboy de medianocheo Taxi Driver.

En el aspecto narrativo, la trama evoca en ciertos aspectosa Marco, de los Apeninos a los Andés, el popular relato de Edmundo de Amicis popularizado en España por la serie de animación japonesa. Como en aquella, nos encontramos con menores que se embarcan en una viaje con el motivo de encontrar a uno de sus progenitores. Es cierto que en esta ocasión el componente social queda en muy segundo lugar, pero hay algo en el espíritu melodramático que bebe de aquel popular cuento.

Brian Selznick, el guionista de la película, intercala los pasajes situados en los años veinte con aquellos que tienen lugar en los setenta. Diversos elementos que se repiten de forma más o menos común en ambas tramas funcionan como particulares nexos que anticipan un desenlace donde las dos narraciones acaban uniéndose. El escritor trufa su libreto de alusiones a cada época, como el gran apagón de Nueva York o el paso del cine mudo al sonoro, para ofrecer una historia imbuida de una extraña magia donde los sueños, las casualidades y un destino juguetón logran que los dos protagonistas, sordos por diferentes motivos y unidos por lazos de sangre, acaben encontrándose en Nueva York, la tercera protagonista del largometraje.

Haynes plasma con un exquisito gusto estético y una espléndida dirección de actores esta particular historia en dos tiempos. Especialmente brillante resulta la forma de visualizar con muñecos y maquetas la narración del pasado de la niña de los años veinte, ya casi una anciana en los setenta. Por momentos, este recurso remite en más de un aspecto que ya usara en la película que logró que su nombre comenzara a llamar la atención de la crítica: Superstar: The Karen Carpenter Story, singular biopic de la popular cantante pop contada con muñecos.

El director también hace suyo un guion ajeno al abordar su tema favorito: la identidad personal, focalizada en esta ocasión en la importancia que tienen nuestros seres queridos en la formación de nuestro carácter. No obstante, se echa de menos la crítica social que se despliega en sus filmes más personales y adultos, menos sensibleros y de mayor dureza que esta extraña y curiosa incursión en el universo infantil. 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.