.

Cien profesores universitarios en el cine

Escrito por Redacción

Cien ProfesoresCien profesores universitarios en el cine de ayer y de hoy, de Juan Antonio Pérez Millán y Ernesto Pérez Morán, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2015, 314 pp. 

La celebración en 2018 del Octavo Centenario de la Universidad de Salamanca nos animó a proponer la publicación de un volumen que recogiese información y críticas de un centenar de películas, clásicas y recientes, en las que profesores y profesoras de enseñanza superior desempeñasen un papel protagonista o por lo menos relevante. Cerramos así un ciclo que se inició en 2008 con Cien médicos en el cine de ayer y de hoy, patrocinado por el Colegio Oficial de Médicos de Salamanca, y tuvo continuidad en Cien abogados en el cine de ayer y de hoy (2010), bajo los auspicios del Consejo de la Abogacía de Castilla y León, ambos volúmenes publicados por Ediciones Universidad de Salamanca.

Al fijarnos en esta profesión, con motivo de una efeméride tan destacada, hemos querido analizar ante todo qué imagen ha ofrecido de ella el cine a lo largo de su historia; en qué tipo de problemas se veían envueltos los enseñantes universitarios, dentro y fuera de las aulas; por qué era esa precisamente la dedicación de unos personajes que sufrían o disfrutaban determinadas peripecias. Y todo ello desde una perspectiva fundamentalmente cinematográfica, no sectorial ni corporativa.

El método de trabajo ha sido el mismo de las ocasiones anteriores: rastreo, lo más sistemático posible, de títulos que pudieran ser útiles para nuestro fin y selección –inevitablemente subjetiva– de los más adecuados para comentarlos con cierta extensión, sin pretender nada parecido a «las cien mejores películas de profesores universitarios», sino sólo ofrecer un abanico de posibilidades de tratamiento, desde los títulos más conocidos hasta otros igualmente interesantes pero de cinematografías menos implantadas a escala internacional.

Lo más difícil ha sido determinar qué puede considerarse universitario o equivalente entre sistemas académicos y momentos muy dispares. Por eso hemos preferido ampliar el horizonte, dando entrada a películas en las que los profesores trabajaban con jóvenes o adultos, independientemente del grado preciso de esa enseñanza. Nos pareció, por ejemplo, excesivamente riguroso dejar fuera una obra maestra como El Ángel Azul (1930), de Josef von Sternberg, por el hecho de que el profesor Rath tuviera que vérselas con los alumnos ya creciditos de un Gymnasium alemán de la época; o El extraño (1946), de Orson Welles, por la imprecisa denominación de la escuela superior donde enseña el protagonista; o If... (1968), de Lindsay Anderson, porque el tipo de centro o de materias impartidas quizá no fuesen universitarias en sentido estricto.

Sí renunciamos, desde luego, a incorporar películas en las que los estudiantes fuesen demasiado niños o adolescentes, porque tratar de abarcar todos esos campos habría hecho la selección imposible o caótica. Quede para otra vez el estudio, igualmente apasionante, de las figuras docentes en lo que hoy consideramos enseñanza primaria y secundaria. Y a este respecto convendrá apuntar que, curiosamente, mientras en los casos de los médicos y abogados encontramos una serie de publicaciones previas relativamente abundantes en español, para los profesores –universitarios o no– apenas hemos podido localizar más que el interesante y amplio volumen de Andrés Zaplana Marín titulado Entre pizarras y pantallas: Profesores en el cine y publicado por la Diputación de Badajoz en 2005, a cuya bibliografía de artículos y ediciones extranjeras remitimos a los lectores más interesados.

No hemos querido repetir títulos ya comentados en ocasiones anteriores, en los que aparecían docentes que eran a la vez médicos o abogados, con excepciones que nos han parecido inevitables por su relevancia histórica, como las figuras de Galileo Galilei y Giordano Bruno, primeros profesores universitarios en sentido estricto reflejados en el cine.

Quedan fuera, por decisión voluntaria y expresa, dos subgéneros muy nutridos: el de las aulas turbulentas repletas de alumnos alborotadores y profesores abnegados o autoritarios, porque la inmensa mayoría de esas películas se sitúan en institutos de enseñanzas medias y similares, y las inagotables comedietas bufas de universitarios henchidos de hormonas –tanto en su versión matriz estadounidense como en sus múltiples copias indígenas–, donde el papel de los profesores suele ser puramente circunstancial y en las que la socorrida fuga de cerebros parece haber afectado, ante todo, a sus creadores.

Para amantes de la estadística y curiosos en general, avanzaremos que, además de media docena de cargos universitarios –rectores, decanos, preceptores– no directamente vinculados a una asignatura específica, en nuestra selección dominan con claridad los profesores de Literatura, con una veintena de ejemplos, a los que habría que añadir otros seis de diversas Lenguas y dos de Filología. También la Historia está notablemente representada, con doce ejemplos, mientras el Derecho, la Filosofía y las Matemáticas figuran en siete ocasiones cada una, y si agrupamos de forma génerica otras Ciencias y las distintas Humanidades empatarían en una docena de casos, a la vez que hay seis títulos en los que no se especifica la asignatura impartida y aparecen, en una o dos ocasiones, disciplinas concretas tan peculiares como la Criminología, la Simbología Religiosa, la Teología... y los Medios Audiovisuales.

Igual que en ocasiones anteriores, para elaborar las sucintas fichas técnicas que acompañan a cada comentario hemos utilizado los títulos de crédito de la película en cuestión, al objeto de evitar errores frecuentes en enciclopedias y bases de datos, y sólo recurrimos a las más prestigiosas de éstas en casos imprescindibles, para determinar, por ejemplo, el nombre de algunos personajes que no figuran en aquellos o la fecha de producción cuando no aparece en el copyright del filme en cuestión.

En honor de la verdad, debemos hacer constar que en este volumen la colaboración no ha sido estrictamente paritaria: Ernesto Pérez Morán se ha visto obligado a abandonar su país –como tantas otras personas–, para ser acogido en la Universidad de Medellín, en Colombia, lo que le ha impedido elaborar desde el principio tantas críticas como en los dos libros anteriores. Por contra, la jubilación de Juan Antonio Pérez Millán de su dedicación a la Filmoteca de Castilla y León y, en consecuencia obligada, de su plaza de profesor asociado de Lenguaje Audiovisual en la Universidad de Salamanca, le ha permitido dedicar más tiempo a este nuevo trabajo, de cuyo contenido se responsabilizan los dos por igual.

A la hora de los agradecimientos, es tan obligado como placentero citar, junto a los amigos y amigas que se han prestado a leer el texto y sugerir modificaciones –María Dolores Morán, Fernando Lara, Maite Conesa, Auxi García Antón y Alberto Palacios–, a Fernando Santos por su labor de confección y tratamiento gráfico, al profesor Pedro Javier Pardo, que puso en marcha la trilogía y ha aceptado prologar su última entrega, y al también profesor Eduardo Azofra, director de Ediciones Universidad de Salamanca, que generosamente ha decidido llevarla a término tras un retraso no imputable a él ni a los autores.

(Presentación de los autores) 

  

ÍNDICE

 

Prólogo, Pedro Javier Pardo                                                  7

Presentación                                                                         11

Críticas de películas por orden cronológico                           15

Índice de directores                                                               315

Índice de títulos comentados (originales y españoles)           317

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.