.

En busca de lo real

Escrito por Diego Salgado

 

enbuscaEn busca de lo real: 50 documentales esenciales, de Jordi Revert, UOC, Barcelona, 2017, 198 pp.

Con dirección editorial de Jordi Sánchez-Navarro, la Universidad Oberta de Catalunya iniciaba en 2015 la colección Filmografías Esenciales. A lo largo de los dieciocho volúmenes publicados hasta la fecha en el marco de dicho sello, se han recorrido con ánimo didáctico tendencias y géneros cinematográficos varios, mediante el análisis en cada obra de cincuenta películas a cargo de autores que han tendido a garantizar personalidad en las aproximaciones a los temas asignados. Así ha sucedido por ejemplo en Just Imagine: 50 títulos esenciales del cine de ciencia ficción, debido a Ángel Sala, y en Al oeste del mito: 50 westerns básicos, escrito por Adrián Sánchez. 

Otro tanto puede decirse de En busca de lo real: 50 documentales esenciales, segundo libro en solitario del crítico valenciano Jordi Revert tras el que dedicase en 2016, bajo la férula de la editorial Cátedra, al cineasta Paul Verhoeven. En su prólogo –el plato fuerte a nivel crítico de los libros agrupados en la colección Filmografías Esenciales–, Revert, que ya se había ocupado del asunto en diversos artículos, se suma a quienes relativizan de unos años a esta parte la excepcionalidad de lo documental frente a la ficción: “nos hallamos ante un registro de enorme mutabilidad, en el que los autores han forzado sus límites creativos (...) hay tantas formas de lo documental como posibles textos”. Ello no le impide articular una guía divulgativa basada en el concepto de intencionalidad con que Bill Nichols distinguió en su momento entre tipologías de lo documental, a la que siguen repasos a las claves formales del fenómeno y su historia; desde “los inicios de la no ficción, la urgencia de la imagen como testimonio de los hechos” a una penúltima revolución caracterizada por “el papel performativo del autor y su explotación como estrella que guía al espectador a través de su discurso (...) el documental como espectáculo”. 

A continuación, las reseñas de las cincuenta películas escogidas, de las que, como suele decirse, son todas las que están, más allá de que cada cual pudiese optar por otros títulos asimismo fundamentales. El criterio de selección es riguroso y, lo más importante, no acota sus interpretaciones a los documentales abordados. Cada texto es una oportunidad para establecer una relación dialéctica con lo planteado en el prólogo y otras cuestiones. Así, cuando Revert escribe sobre Let There Be Light (1946), en el que John Huston describía la reincorporación a la vida civil de militares estadounidenses traumatizados por sus experiencias durante la Segunda Guerra Mundial, lo hace también sobre la posible subversión del cine de propaganda. Los Rolling Stones: Gimme Shelter (1970), seguimiento por los hermanos Maysles y Charlotte Zwerin de una gira con colofón trágico del célebre grupo que presta su nombre al título español del filme, representa una ocasión idónea para cavilar sobre los postulados del direct cinema y sus derivas. Y su acercamiento a Los espigadores y la espigadora (2000), de Agnès Varda, permite al autor incidir en la figura del diario audiovisual, “la imagen como extensión de la identidad” del cineasta.

El último ensayo está consagrado, no podía ser quizá de otra manera, a uno de los hitos recientes del género, The Act of Killing (2012), de Joshua Oppenheimer y Christine Cynn, muestra de la decadencia de una comprensión tradicional de lo documental, del juego desprejuiciado con las imágenes propias y ajenas que singulariza nuestro tiempo. El futuro parece apuntar, no a la sumisión a principios cualesquiera de la realidad, sino a la plasmación sin complejos de nuestra interacción creativa con ella: “el documental se mira en el espejo de la ficción, y este le devuelve su reflejo exacto. Los códigos que persiguen la realidad quedan completamente impugnados, pero la verdad sigue estando cifrada en el genoma de la imagen. Del cineasta depende encontrarla y trascender las (siempre) difusas líneas de su marco formal”. Es el punto y seguido con que se despide En busca de lo real: 50 documentales esenciales; un libro escrito con claridad y maquetado y editado con elegancia, que cumple sobradamente con una misión difícil, la de satisfacer las expectativas del cinéfilo primerizo sin renunciar a la autoexigencia. 

 

Índice:

En busca de lo real (p. 9)

LAS PELÍCULAS (pp. 39-188)

La sortie de l’usine Lumière à Lyon (Louis Lumière, 1895)

Nanuk, el esquimal (Nanook from the North, 1922)

Berlín, sinfonia de una gran ciudad (Berlin: Die Sinfonie der Grosstadt, 1927)

 El hombre de la cámara (Chelovek s kino-apparatom, 1929)

Drifters (John Grierson, 1929)

 A propósito de Niza (À propos de Nice, Jean Vigo, 1930)

 Las Hurdes, tierra sin pan (Luis Buñuel, 1933)

 El triunfo de la voluntad (Triumph des Willens, Leni Riefenstahl, 1935)

 Tierra de España (The Spanish Earth, Joris Ivens, 1937)

 Let There Be Light (John Huston, 1946)

 Le sang des bêtes (Georges Franju, 1949)

 Noche y niebla (Nuit et brouillard, Alain Resnais, 1956)

 El misterio de Picasso (Le mystère Picasso, Henri-Georges Clouzot, 1956)

 Window Water Baby Moving (Stan Brakhage, 1959)

 Chronique d’un été (Paris, 1960) (Edgar Morin y Jean Rouch, 1960)

Up Series (Paul Almond y Michael Apted, 1964-2012)

 El juego de la guerra (The War Game, Peter Watkins, 1965)

 Don’t Look Back (D. A. Pennebaker, 1967)

Titicut Follies (Frederick Wiseman, 1967)

La evaporación de un hombre (Ningen jôhatsu, Shôhei Inamura, 1967)

 High School (Frederick Wiseman, 1969)

Le chagrin et la pitié (Marcel Ophüls, 1969)

Gimme Shelter (Albert y David Maysles y Charlotte Zwerin, 1970)

 Fata Morgana (Werner Herzog, 1971)

Reminiscences of a Journey to Lithuania (Jonas Mekas, 1972)

Fraude (F for Fake, Orson Welles, 1973) 

Grey Gardens (Ellen Hovde, Albert y David Maysles y Muffie Meyer, 1975) 

Harlan County, U.S.A. (Barbara Kopple, 1976)

La batalla de Chile: La lucha de un pueblo sin armas (Patricio Guzmán, 1975-1979)

Koyaanisqatsi (Godfrey Reggio, 1982)

 Sans soleil (Chris Marker, 1983)

 Cabra marcado para morrer (Eduardo Coutinho, 1984)

 Shoah (Claude Lanzmann, 1985)

 The Thin Blue Line (Errol Morris, 1988)

 Close-up (Nema-ye Nazdik, Abas Kiarostami, 1990)

 Corazones en tinieblas (Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocaypse, Fax Bahr, George Hickenlooper y Eleanor Coppola, 1991)

Crumb (Terry Zwigoff, 1994)

 Hoop Dreams (Steve James, 1994)

 Cuando éramos reyes (When We Were Kings, Leon Gast, 1996)

 Histoire(s) du cinéma (Jean-Luc Godard, 1988-1998)

 Los espigadores y la espigadora (Les glaneurs et la glaneuse, Agnès Varda, 2000)

 Bowling for Columbine (Michael Moore, 2002)

 S-21: La máquina de matar de los jemeres rojos (S-21, la machine de mort Khmère rouge, Rithy Panh, 2003)

 Rumores de guerra (The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara, Errol Morris, 2003)

 Super Size Me (Morgan Spurlock, 2004)

 Grizzly Man (Werner Herzog, 2005)

 Vals con Bashir (Vals Im Bashir, Ari Folman, 2008)

 Exit Through the Gift Shop (Banksy, 2010)

 The Act of Killing (Anónimo, Joshua Oppenheimer y Christine Cynn, 2012)

  

Bibliografía (p. 189)

Índice de películas (p. 195)

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.