.

El irresistible encanto de la interioridad

Escrito por Redacción

carreraEl irresistible encanto de la interioridad. Cine y literatura, de Pilar Carreras, Madrid, Biblioteca Nueva, 2016, 208 pp.

La mirada del nómada

El volumen que el lector tiene entre las manos pertenece a un género poco habitual en nuestros pagos. No tanto por el carácter multidisciplinar y por la panoplia de conocimientos y temas diversos que se recogen sus páginas, sino, fundamentalmente, por el punto de vista en que se sitúa para abordar tan, en apariencia, cúmulo de objetos culturales y prácticas artísticas irreductibles a unidad. Porque, en efecto, lo que sorprende en el libro es la coherencia con que se construye un hilo conductor que muestra cómo, sea cual fuere el material sobre el que se apoya la mirada analítica, siempre se está reflexionando sobre los mismos

temas. Más que la multiplicidad de paisajes (literarios, pictóricos, sonoros, audiovisuales) lo que parece interesar a la autora es la persistencia de una mirada que está más centrada en abordar grandes cuestiones epistemo lógicas que en perderse en los territorios de una mal entendida especificidad objetual. Ello no significa que descuide la necesaria contextualización disciplinar en cada caso (lo valiente no quita lo filológico, ni la ruptura con las convenciones está reñida con el rigor científico). Sin embargo, no todos los objetos discursivos permiten (o aceptan) dialogar con la mirada inquisitiva de la autora. En algunos de dichos objetos, pese a que, en apariencia, pertenezcan a la misma familia que los analizados en este volumen, algo impide que sea posible y es que existen límites de pertinencia que dejan al descubierto en ellos una capacidad de resistir la mirada analítica, como si ocultasen, tras una no siempre explícita opacidad, su carácter de discurso más convencional de lo que aparentan y por tanto reacio a establecer el intercambio dialógico propuesto por esa mirada nómada a que nos estamos refiriendo. No deja de ser significativo que nombres como los de Wenders, Haneke, Jarmusch, incluso, en ocasiones, el mismo Godard estén ausentes de sus lecturas.

Este particular modo metodológico de leer (si es que podemos hablar de método en el caso de Pilar Carrera) ya había sido puesto de manifiesto en sus dos últimos libros, dedicados,respectivamente, a dos cineastas poco convencionales, Andrei Tarkovsky y Aki Kaurismäki. En el primero deellos, la autora se planteaba cómo leer desde premisas materialistas la obra de un (supuesto) espiritualista sin caer en la descalificación. Y lo hacía de modo conciso y con contundencia, en apenas cien páginas, cuya densidad conceptualno impedía en ningún momento la claridad expositiva ni el hilo lógico de su lectura/interpretación.

Para empezar, desmontaba con argumentos convincentes la falsa imagen del cineasta a que antes hacía alusión,con una multiplicidad de apoyaturas teóricas que iban desde Benjamin a Silesius y el Maestro Eckhart, algo bastante insólito en la crítica cinematográfica. Porque lo primero queconviene aclarar es que en ese libro primerizo, siendo como era una suerte de monografía sobre un autor concreto, se movía con una ambición mucho más amplia, por cuanto implicaba,

fundamentalmente, una teoría de la lectura, aplicable, no solo a otros cineastas y a otras películas, sino, fundamentalmente, a otros textos, perteneciesen al ámbito del audiovisual o no. La hipótesis de partida expuesta por la autora podría resumirse como sigue: la «observación pura» no tiene nada que ver con el «en vivo y en directo» del efecto documental. A partir de este presupuesto, la lectura canónica cambiaba radicalmente de signo, permitiendo asociar la obra elegida como terreno de análisis con un modo de realismo alejado tanto del naturalismo convencional como de toda impostación metafísica, un poco en la línea brechtiana de «la verdad es concreta».

Su estudio sobre el trabajo del finlandés Aki Kaurismäki, aunque sometido al corsé formal de la colección en que se integraba, conseguía igualmente, no solo introducir de manera clara y escueta una obra tan personalísima como radical, sino que subrayaba cómo leer propuestas alejadas de lo convencional, no solo cambia nuestra visión del objeto, sino que permite sacar a la luz significados implícitos en cualquier actividad discursiva, por muy alejada que esté de los moldes institucionalizados de la doxa. No resulta extraño, desde esa perspectiva, que la autora se interese por nombres excéntricos en la cultura contemporánea, como los de Michael Cimino (sobre el que prepara una monografía específica en Ediciones Cátedra), Léos Carax o Serguéi Parajanov y, al mismo tiempo, sea capaz de compartir una mirada similar a la hora de enfrentarse con autores que van del territorio de la imagen, como Luis Buñuel o Alain Resnais a la filosofía de Walter Benjamin, el realismo crítico de Bertolt Brecht, la reflexión metafísica de

José Ángel Valente, la narrativa de Dostoyevski o incluso el rock de Led Zeppelin. Porque lo que define fundamentalmente la mirada de Pilar Carrera es su voluntario nomadismo por los caminos del discurso, huyendo siempre del encasillamiento de lo especializado a que suele someterse al estudioso en el mundo académico. Es precisamente esa posición la que otorga unidad epistemológica al conjunto. Hable de lo que hable, se centre en lo que se centre, por muy alejado que parezca estar cada caso del que le acompaña, su reflexión gira siempre en torno a las mismas cuestiones. Pocas veces el dialogismo y la apertura a otros discursos ha encontrado mejor demostración de su eficacia y su funcionalidad en un mundo que ya abandonó hace décadas la cortedad de miras del universo monodisciplinar.

Jenaro Talens

Madrid, verano de 2016

INDICE

Prólogo. La mirada del nómada, Jenaro Talens ................ 9

Dos aproximaciones a Walter Benjamin ........................... 13

Visión de Fiódor Dostoievski: CRIMEN Y CASTIGO .................. 35

EL BANDIDO y Robert Walser ..................................................... 49

Dos ciertas tendencias del cine europeo ......................... 59

Buñuel el expectante ............................................................... 65

Parajanov el oscuro ................................................................ 77

Hi-ros-hi-ma: Duras/Resnais ................................................ 87

El cine anfibio de Werner Herzog ...................................... 107

Dos lecturas de Aki Kaurismäki .......................................... 129

Cinético Carax .......................................................................... 151

Michael Cimino, WHAT HAVE YOU DONE? ................................. 177

Minimalia (Tres notas) ........................................................... 197

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.