.

Escenas de cine

Escrito por Redacción

Escenas de cineEscenas de cine. Guion y análisis de Pedro Sangro y Miguel Ángel Huerta (eds.), Madrid, Arkadin, 2017, 264 pp.

No es nuestra intención dar a luz un texto más que repita, redunde, sintetice, o simplemente recicle, lo que ya otros muchos volúmenes especializados en la escritura de guiones para el cine se han encargado de hacer previamente. Somos muy conscientes de que el lector interesado en el asunto estará algo hastiado de encontrar, una y otra vez, discursos que gravitan en torno a temas, que —siendo imprescindibles— ya han sido suficientemente diseccionados por autores con mucha más trayectoria que los que les hablan desde estas páginas: la estructura aristótélica que sostiene los esqueletos dramáticos, los momentos paradigmáticos que inyectan fuerza y giros a la línea argumental, las herramientas que contribuyen al diseño de personajes “inolvidables”, los modelos dramáticos invocados que permiten hablar de una cierta universalidad en las historias cinematográficas, los niveles de conflictos que vertebran cualquier guión, la enseñanza probada de técnicas de escritura de diálogos destinadas a fijar el tono de una película… 

Lejos de reincidir en esa tierra de reflexión conquistada, el propósito de este libro pasa por adentrarse en otra, no tan explorada y, sin embargo, de obligada residencia temporal para todos los guionistas. Escenas de cine: guión y análisis parte del momento en el que la operación de escritura se mueve en un nivel de concreción en el que ya no se procede a trabajar desde los parámetros impuestos por las tramas, sus actos, giros y personajes. Es el espacio y tiempo narrativo que delimita el concepto de la “escena” cinematográfica el que estimula, ahora, el proceso creativo, y el estudio alrededor del mismo que presentamos.

Esta perspectiva de acercamiento al guión de cine, fresca y sin filiación, no pretende sentar cátedra desde su pedagogía académica, ni ejercer crítica alguna desde el ámbito profesional sobre los enfoques precedentes mencionados. Por el contrario, se justifica por su aportación transversal, fruto de la encrucijada en la que confluyen la profesión y la universidad. Y lo hace mediante una polifonía de voces autorizadas, guionistas consagrados y académicos brillantes que al unirse en estas páginas forman una afinada orquesta. El escogido grupo es fruto de la experiencia formativa acumulada durante doce años en el Máster de guión de ficción para cine y TV de la Universidad Pontificia de Salamanca (www.masterguion.com), un posgrado reconocido como el mejor de nuestro país en su especialidad, del que han salido ya otras publicaciones innovadoras como Guión de ficción en cine: planteamiento, nudo y desenlace (2006), De Los Serrano a Cuéntame: cómo se crean las series de televisión en España (2007), El personaje en el cine: del papel a la pantalla (2007), El entretenimiento en televisión: guión y creación de formatos de humor en España  (2008) o Diez Guiones con Historia (2012).

Para evitar la siempre tediosa confusión terminológica, este trabajo no distingue entre los términos de “escena” y “secuencia” para referirse a las unidades que gozan de entidad narrativa propia dentro del puzle que arma cualquier escaleta. Tan útil puede ser la consideración académica que circunscribe la escena a la confluencia de un mismo lugar y un mismo tiempo dentro de la diégesis ficcional, como el uso extendido en la profesión en el que se le concede la categoría de secuencia, entendida como una sucesión de escenas de naturaleza narrativa completa ­—es decir, con una reconocible estructura de planteamiento, nudo y desenlace—.

Elevando un poco la mirada, el interés del estudio radica en la reflexión sobre la escena cinematográfica como contenedor narrativo, poético y dramático. Buscando una cierta ordenación del material, sus aportaciones se presentan dando lugar a dos partes bien diferenciadas: la de los académicos, nutrida por profesores universitarios especialistas que practican el análisis fílmico para extraer conclusiones de inmediata aplicación en la práctica de la escritura de guión; y la visión de los propios profesionales, los guionistas, concretada en una impagable cosecha de ideas extraídas de su experiencia personal que generosamente regalan a colegas, estudiantes y lectores interesados en el guión de cine.

Así, el primer capítulo, Escenas con espacio ambiguo: la localización como recurso de tensión dramática —firmado por Antonio Sánchez-Escalonilla— se centra en la exploración del trabajo del guionista a la hora de construir la dimensión espacial del universo en el que transcurre cualquier escena, atendiendo a la historia interior que alimenta el conflicto de los personajes que lo habitan. El espacio físico, traducción directa del emocional, se presenta así como el componente formal primordial al que atender.

La segunda aportación —cuyo autor es Pedro Sangro­— destripa bajo el título El toque Lubitsch: cómo mejorar una escena,dos excelentes ejemplos, fruto de la colaboración del realizador alemán Ernst Lubitsch y su guionista de cabecera, el neoyorkino Samson Raphaelson, en las que el artefacto narrativo conocido como toque Lubitsch se hace responsable de la eficacia y brillantez de los pasajes escogidos. El texto desvela el funcionamiento de las herramientas empleadas por el tándem de cineastas que, mediante la generación de expectativas, logran la participación activa del espectador.

De nuevo aparece Aristóteles —esta vez en el texto de Xavier Pérez— como enunciador del concepto de “anagnórisis” que el autor relaciona con el de “suspense”, cuya paternidad se atribuye a Alfred Hitchcock. El encuentro de ambos da pie al trabajo El suspense en las escenas de anagnórisis, un exquisito análisis de distintos episodios de filmes extraídos tanto del catálogo del clasicismo como del de la contemporaneidad cinematográfica, que demuestra cómo la atención del espectador queda secuestrada por la de los guionistas por su buen hacer en el empleo de ambos instrumentos.

Miguel Ángel Huerta Floriano propone en Ataúdes, umbrales y un señor llamado José Luis Rodríguez el análisis de lo que considera una “escena ejemplar”. Partiendo del guión original de la película El verdugo —cuya autoría corresponde al mítico dúo formado por Luis García Berlanga y Rafael Azcona—, el capítulo se centra en los hallazgos tanto de guión como de puesta en escena que convierten al tramo inicial del filme en la primera pieza de una brillante cadena de acontecimientos sin dejar de funcionar, además, como un texto con gran autonomía. El nombre del protagonista, su presentación iconográfica, la posición que ocupa en los encuadres, el uso simbólico de la escenografía y una estructura original por la utilización del punto de vista constituyen los elementos más destacables del estudio.

Escenas resolutivas del policiaco: el clímax en un monólogo —firmado por Juan Medina— se propone explicar cómo es posible lograr la conjunción de un final sorprendente con una escena explicativa para cerrar en alto la trama de una película. Diversos ejemplos ilustran cómo mantener el interés dramático y la tensión en el clímax sin renunciar al empleo del monólogo aclaratorio heredado de la literatura de Agatha Christie, empleando para ello una dosificación de la información que maneja tanto el público como cada uno de los personajes que intervienen en el filme 

El capítulo titulado El cuentista Auggie Wren exhala humo y fábulas en ‘Smoke’ —de José Luis Sánchez Noriega— centra su tesis en el poder de determinadas secuencias para constituirse en el corazón de la película, secuencias con vocación de momento mágico capaz de ser recordado por los espectadores al cabo de los años. Así sucede en su análisis del cierre de Smoke (Wayne Wang, 1995), que desarrolla desde una focalización primero verbal, y más tarde visual, una secuencia que traslada a la pantalla el cuento original de Paul Auster a partir del cual el propio escritor elabora el guión de la película.

El bloque de los profesionales se inaugura con la aportación del guionista y director Carlos Molinero que, bajo el título de “El viento en su pelo”: el guionista épico contra el guionista dramático, se concentra en la escritura de un puñado de escenas que, careciendo de tensión dramática y objetivos claros traducibles a acción y conflicto, establecen una profunda conexión emocional del espectador con sus personajes. El texto nos descubre que los mejores guionistas son capaces de escribir al margen de las reglas de juego del drama, para arriesgarse en el territorio de la épica y traspasar los márgenes de la poesía. Puro cine.

La guionista Verónica Fernández presenta, en “La del coche” y otras secuencias ineludibles en la vida de un guionista, un catálogo de herramientas útiles destiladas de su dilatada experiencia, que permiten orientar un poco a los futuros escritores de cine al enfrentarse a la microestructura que compone una secuencia. Su hallazgo es consecuencia de enfrentarse a momentos dramáticos presentes en muchas historias con los que el guionista suele tropezar: el primer encuentro de los protagonistas, la muerte de alguno de ellos, la ruptura de su relación, un atraco, una ruina económica, un cumpleaños, etcétera.

En La escena es para el que se la lee, la consultora de guiones Ana Sanz-Magallón reflexiona sobre la lectura de guiones y no sobre su escritura, partiendo de que hoy en día un guión, lejos de ser una guía para la futura producción de la película, asume su condición de reclamo seductor para los que lo leen, que a su vez tienen capacidad para decidir si el proyecto acaba en la pantalla. Para lograrlo, expone un decálogo de requisitos que el guionista debe tener en cuenta para hacer más placentera la actividad del lector y despertar su interés. 

Finalmente, el guionista David Muñoz nos recuerda en Trucos de Magia que las películas son simuladores de vida, artefactos que pueden hacernos llegar a sentir que somos otros y compartir sus emociones. La aportación se centra en la escritura de los primeros minutos de los filmes y su obligación de enganchar al espectador: al igual que el mago, el narrador debe hacer picar a los espectadores, en un plan que tiene que funcionar a la perfección. Ejemplos extraídos de las películas elegidas por el autor dan buena cuenta de ello.

Antes de autorizar al lector a entrar en nuestra particular sala oscura, queríamos dar las gracias a todos los colaboradores que han participado en esta obra. Su buen hacer y sabiduría han logrado que el trabajo de edición resulte gratificante y especial. Igualmente queremos agradecer a la editorial Arkadin su impecable trabajo de acabado y su confianza en nuestro trabajo. Por supuesto, gracias también a quien ahora mismo está leyendo estas líneas, auténtico destinatario de aquellas ideas que surgieron al calor de una conversación entre cinéfilos… Y gracias, sin duda, a nuestras familias, por aguantar a dos tipos como nosotros. 

Pedro Sangro y Miguel Ángel Huerta (editores)

 

  

Índice 

INTRODUCCIÓN

LOS AUTORES

PRIMERA PARTE: LOS ACADÉMICOS

1. Escenas con espacio ambiguo: la localización como recurso de tensión dramática

Antonio Sánchez-Escalonilla 

2. El toque Lubitsch: cómo mejorar una escena

Pedro Sangro

3. El suspense en las escenas de anagnórisis

Xavier Pérez

4. Ataúdes, umbrales y un señor llamado José Luis Rodríguez

Miguel Ángel Huerta Floriano 

5. Escenas resolutivas del policiaco: el clímax en un monólogo

Juan Medina

6. El cuentista Auggie Wren exhala humo y fábulas en Smoke

José Luis Sánchez Noriega

SEGUNDA PARTE: LOS PROFESIONALES

7. “El viento en su pelo”: el guionista épico contra el guionista dramático

Carlos Molinero 

8. “La del coche” y otras secuencias ineludibles en la vida de un guionista

Verónica Fernández

9. La escena es para el que se la lee

Ana Sanz-Magal 

10. Trucos de magia

David Muñoz

BIBLIOGRAFÍA

FILMOGRAFÍA

 

LOS AUTORES

 

a) Los académicos

 

ANTONIO SÁNCHEZ-ESCALONILLA

Antonio Sánchez-Escalonilla: Profesor Titular de Guion Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Ha publicado tres manuales sobre creación de guion, como resultado de su experiencia académica y profesional: Estrategias de guion cinematográfico, Fantasía de aventuras: Claves creativas en novela y cine y Del guion a la pantalla: Lenguaje visual para guionistas y directores de cine. Cuenta con dos libros sobre la obra de Steven Spielberg y ha trabajado como analista de historias para productoras audiovisuales españolas y extranjeras.

 

PEDRO SANGRO COLÓN

Es vicerrector de investigación y títulos de la Universidad Pontificia de Salamanca. Allí, compagina su labor como profesor catedrático de Lenguaje y Narrativa Audiovisual con la dirección del Máster de Guión de ficción para cine y televisión (www.masterguion.com). Ha escrito distintos ensayos sobre cine: Teoría del montaje cinematográfico: textos y textualidad; Discurso y narración en el cine y El visionado cinematográfico. En el ámbito del guión ha coeditado varios volúmenes: Guión de ficción en cine: planteamiento, nudo y desenlace; De Los Serrano a Cuéntame: cómo se crean las series de televisión en España; El personaje en el cine: del papel a la pantalla; El entretenimiento en televisión: guión y creación de formatos de humor en España y Diez Guiones con Historia.

 

XAVIER PÉREZ

Es profesor de narrativa audiovisual en la Universitat Pompeu Fabra. Ha  escrito, con Jordi Balló,  La semilla inmortal. Los argumentos universales en el cine, Yo ya he estado aquí. Ficciones de la repetición, y El mundo un escenario. Shakespeare. el Guionista invisible; con Núria Bou, El tiempo del héroe. Épica y masculinidad en el cine de Hollywood; y, en solitario, El suspens cinematogràfic, El universo  de "Los vengadores" y Películas clave del cine de espías. Ha ejercido como articulista y crítico teatral y cinematográfico en  publicaciones periódicas como Avui,  Caimán. Cuadernos de cine o  el suplemento Cultura/s del diario La vanguardia

 

MIGUEL ÁNGEL HUERTA FLORIANO

Es Director de Calidad de la Universidad Pontificia de Salamanca y profesor de Géneros audiovisuales de ficción y Realización y Estética cinematográfica en su Facultad de Comunicación. Coordina el Máster de Guión de Ficción para Cine y Televisión de la UPSA. Es autor de los libros Los géneros cinematográficos. Usos en el cine español (1994-1999), Análisis fílmico del cine español. Sesenta películas para un fin de siglo, Celuloide en llamas. El cine estadounidense tras el 11-S y Paul Schrader. En el ámbito del guión ha coeditado: Guión de ficción en cine: planteamiento, nudo y desenlace; De Los Serrano a Cuéntame: cómo se crean las series de televisión en España; El personaje en el cine: del papel a la pantalla y Diez Guiones con Historia. Ha colaborado como crítico de cine en la sección de opinión del diario El Mundo y como analista de series de televisión en El Español.

 

JUAN MEDINA

Profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca. En el entorno universitario ha sido coordinador de dos masters, uno centrado en la comunicación política y el Máster en guion de Ficción para Cine y TV de la UPSA, donde coordina actualmente los talleres prácticos. Escribe asiduamente como crítico cinematográfico en el semanario Tribuna Universitaria de Salamanca y edita desde 2012 la revista de crítica audiovisual NOSOPRANO (http://www.nosoprano.org). Ha cubierto numerosos eventos como fotógrafo freelance.

 

JOSÉ LUIS SÁNCHEZ NORIEGA

Es profesor titular de Historia del Cine y del Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Ha impartido cursos y conferencias sobre análisis del texto audiovisual, relaciones entre literatura y cine, cine negro americano y el movimiento obrero en el cine en distintas universidades. Entre sus publicaciones destacan: Crítica de la seducción mediática, Diccionario temático del cine, Obras maestras del cine negro, De la literatura al cine, Mario Camus, Desde que los Lumière filmaron a los obreros y el conocido manual Historia del Cine, vigente en muchas universidades como libro de referencia. Coordina el Equipo Reseña que publica los anuarios Cine para leer y mantiene la página web homónima (www.cineparaleer.com).

 

b) Los profesionales

 

CARLOS MOLINERO

Ha coescrito varios guiones cinematográficos como Todo es de color, Salvajes o Cosas que hacen que la vida valga la pena. Igualmente, ha trabajado como guionista en distintas series como El comisario, La fuga, Las aventuras del capitán Alatriste o Cuéntame cómo pasó. Ha ganado el premio literario Minotauro por su novela Verano de miedo. Profesor de talleres en ALMA y en el Máster de Guión de Ficción para Cine y Televisión de la Universidad Pontificia de Salamanca. Como director, en 2001 se puso tras las cámaras en Salvajes y en 2006 codirigió junto a Lola Salvador La niebla en las palmeras.

 

VERÓNICA FERNÁNDEZ

En televisión destaca su trabajo como coordinadora de guiones de series como Hospital Central o Ciega a citas. Ha sido guionista, entre otras, de Seis hermanas, El Príncipe, Cuéntame cómo pasó o El comisario. Además, es una de los creadores de Cazadores de Hombres, El Porvenir es largo y El síndrome de Ulises. En cine, ha sido coguionista de los largometrajes Ismael y Marsella. Participó en la escritura adicional en el largometraje Las aventuras de Tadeo Jones y colaboró en el guión de El Bola. En teatro ha escrito Liturgia de un asesinato y Serena Apocalipsis en solitario; ha coescrito El Manual de la Buena Esposa, Sweet Hotel, Sombra y Realidad, Sonata del Rencor y Presas, las últimas obras escritas a cuatro manos con Ignacio del Moral. En el terreno literario ha publicado la novela Lope y es coautora de Descalza por la vida y De qué va esto del amor junto a Yolanda García Serrano.

 

ANA SANZ MAGALLÓN

Es consultora y analista de guiones freelance. Ha participado como story editor en más de una treintena de largometrajes estrenados, entre ellos el Goya 2008 a Guión Adaptado, Bajo las estrellas, de Félix Viscarret; o los Goyas 2009 y 2010 a Dirección Novel: El truco del manco, de Santiago Zannou y Tres días con la familia, de Mar Coll. Su libro Cuéntalo bien, el sentido común aplicado a las historias, es una referencia para guionistas hispanoparlantes.

 

DAVID MUÑOZ

Ha escrito largometrajes como El espinazo del diablo, Lena y La posesión de Emma Evans. En televisión, ha sido guionista de, entre otras, las series El comisario, Quart, La fuga, Las aventuras del capitán Alatriste y La embajada. En su faceta de guionista de cómic ha escrito series como Le manoir des murmures o Terre des vampires, y novelas gráficas como Miedo o Sordo. Además es profesor de guión en el Máster de guión en cine y televisión de la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Escuela de cine de la comunidad de Madrid (ECAM).

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.