.

La nueva y antigua "Metropolis"

Escrito por Manuel Alcalá

La 60ª edición del Festival internacional de Berlín de febrero de 2010 ha celebrado un acontecimiento importante para la historia del cine: la recuperación casi total a los 83 años de su estreno, de Metrópolis (Fritz Lang, 1927). Al mismo tiempo, la copia restaurada se da en sesiones de gala: al público ante la Puerta de Brandenburgo, a invitados en la Opera de Frankfurt y al mundo, a través del canal Arte.

La productora Ufa (Universum Film AG) se había lanzado a un proyecto colosal de Lang proyecto expresionista con guiños al capital, al trabajo y al amor. Su rodaje fue gigantesco, tuvo15.000 extras y duró 310 días, de mayo de 1925 a octubre de 1926. Del medio millón de metros de negativo impresionado, salió la copia muda con 4189 metros y tres horas y media de proyección). Se añadió la partitura de G. Huppert, interpretada, ante mil seiscientos invitados por la orquesta sinfónica de la Ufa. El rodaje costó cinco millones de marcos; a pesar de tal derroche la taquilla no funcionó y, tras cuatro meses en las salas, sólo convocó a 15.000 espectadores. La crítica machacó una obra, cuyo valor estético no supo descubrir. Allí mismo tiempo empieza el declive a través de las siguientes etapas:

1. La UFA casi en quiebra, vende los derechos de exhibición mundial al consorcio Parufamet (Paramount, Ufa, MGM) y autoriza la reducción del metraje. Ch. Pollock, guionista de la Paramount, lo reduce a 3241 metros (dos horas), elimina secuencias y dificulta la comprensión. La copia se estrenó en Nueva York (1927) y Madrid (1928).

2. Se pierden las escasas copias originales. El partido nazi declara comunista el film y apoya su olvido. La guerra, el telón de acero y la división de Alemania dificultan la recuperación. En 1969 los archivos de la República Democrática Alemana logran un nuevo y tímido paso.

3. La remodelación de Metrópolis por el italiano G. Moroder (1984) fracasa por el nuevo recorte del metraje, el cambio de intertitulado por subtitulado, la coloración de secuencias, la introducción de fotos fijas y el añadido de una banda sonora nueva.

4. En 2001 la Unesco incluye a Metrópolis en el Patrimonio Cultural de la Humanidad y propicia otra restauración en la RFA. Con material de archivo, sobre todo de Munich, su director E. Patalas realiza un buen intento de recuperación (120 minutos). Las copias se difunden por todo el mundo, empezando por la 51ª Berlinale.

5. En 2008, el periodista argentino Fernando Martín averigua que en la Filmoteca Argentina hay un lote de películas clásicas en formato 16 mm. Fueron compradas, desde los años 20 en Ufa-Berlín, por el inmigrante rumano Adolfo Zicovich Wilson, copropietario de la distribuidora Terra. Fue quien propició el estreno en Buenos Aires de Metrópolis (18-5-1928). Las copias originales de 35 mm habrían sido intertituladas en español, quizá ya en Berlín. A pesar del poco éxito Wilson logra que la copia no se destruya, sino que se intenten otros caminos de proyección privada.

6. El cine club Núcleo (aún existente) celebra proyecciones, entre ellas de Metrópolis, de más de dos horas de duración. El periodista Fernando Martín sospecha la nueva pista de en el Fondo Nacional de las Artes. Allí está de hecho.

7. Al fin de los años 60 el periodista y productor Manuel Peña vende su filmoteca privada al Fondo Nacional de las Artes que no facilita la investigación. El lote de interés está en formato de 16 mm. por razones de economía, seguridad y manejo.

8. Al comienzo de los 80, el Fondo Nacional cede sus películas a la Filmoteca Nacional de Buenos Aires (Museo Paulo Ducrós), cuyo estado es muy deficiente.

9. El año 2008 la señora Paula Felix Didier, nueva directora de la Filmoteca Nacional, autoriza a su ex–marido, el citado periodista F. Martín, acceder a los fondos de la institución. Martín encuentra la copia buscada, la replica en DVD y se marcha a España a consultar el tema con el especialista Luciano Berriatúa, miembro de la Fundación F. W. Murnau y restaurador prestigioso, que le confirma la originalidad del filme.

10. En junio de 2008, Karen Naudorf, sagaz corresponsal en Buenos Aires del semanario Die Zeit (Hamburgo), divulga en Alemania la noticia del hallazgo, que es recibida con escepticismo. Pronto se transforma en entusiasmo ante la opinión de los peritos locales, especialmente de Martin Koerber. La Fundación F. W. Murnau, la Filmoteca de Berlín y el Ministerio de Cultura se vuelcan sobre el asunto. Así se consigue una restauración ejemplar, estrenada en la reciente Berlínale (12-2-2010).

La importancia del hallazgo se debe a que por primera vez se puede visionar la versión original en casi su totalidad. Al mismo tiempo se aclaran muchos puntos, Así la trascendencia de los deuterogonistas masculinos, Rotwang y Fredersen, ambos enamorados de María; papel del espía de éste y la clave de la mujer máquina. Así puede apreciarse una película de la época muda, inspiradora no sólo de numerosas obras a lo largo de la historia del séptimo arte, sino incluso de un género de cine vigente hasta el día de hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.